Plazas libres para aparcar en Barcelona

Con la entrada en vigor de las nuevas zonas verdes, aparcar en la ciudad de Barcelona se está convirtiendo en una tarea complicada. Internet facilita la labor a los conductores con iniciativas como BCNPark.com

Mayo ha llegado con nuevas zonas de aparcamiento regulado en la Ciudad Condal. Los no residentes tendrán que empezar a pensar seriamente en dejar el coche en casa, ya que las tarifas son elevadísimas y la no rotación está penada (hay que cambiar el coche de sitio cada dos horas).

Para hacer frente a este problema, Internet se alza con una solución, al menos, provisional. La idea ha sido concebida por dos jóvenes ingenieros y se llama BCNPark.

Consiste en el alquiler de plazas de garaje a precios reducidos. El precio supone un tercio de lo que hay que pagar en las nuevas zonas de aparcamiento de superficie y el conductor no tendrá que cambiar de sitio su vehículo.

A través de la página web www.bcnpark.com, los usuarios ofertan o demandan plazas de aparcamiento en la Ciudad Condal. Estamos ante el nacimiento del parksharing. De esta forma, los residentes de unos distritos ponen "en alquiler" sus plazas en los horarios en los que trabajan a otras personas que precisamente desarrollan su labor profesional en esa zona... y en esa hora. Y viceversa.

La edición de hoy del diario La Vanguardia recoge el caso de Albert Camp, un joven que vive en la capital, pero que se desplaza todos los días a la localidad de Rubí a trabajar. Su profesión le hace dejar su domicilio (y por tanto la plaza de garaje libre) entre las 8 de la mañana y las 5 de la tarde.

Su espacio todavía no ha sido adjudicado a ninguna persona. Pero lo que sí deja claro Camp es que lo más importante es que se respete el horario escrupulosamente. Si no, no hay trato. Mientras, en la superficie continuan los problemas. Los parquímetros habilitados en las nuevas zonas de aparcamiento regulado han sufrido actos de vandalismo. Ello unido a que durante los primeros días los agentes encargados de la vigilancia de estas nuevas zonas no han impuesto apenas sanciones ha hecho que la situación haya sido un poco caótica.

Para acabar con la situación, el alcalde de la ciudad, Joan Clos, ha anunciado que a partir del próximo lunes, los infractores serán sancionados (como, por otra parte, dicta el reglamento).

La multa para los vehículos que no dispongan de distintivo para aparcar en la zona será de 48 euros. Si se comprueba que el vehículo es reincidente, se podría, incluso, retirar con la grúa y llevar al depósito. Según el Consistorio barcelonés, la permisividad de los primeros días ha dado como resultado un mal uso del sistema, es decir, a un aparcamiento ilegal. Mientras, los comerciantes de las zonas "afectadas" por la llegada de los nuevos parquímetros le piden al Ayuntamiento un trato preferente, que, de momento, el Consistorio no está dispuesto a dar.

Tan a disgusto están que ya se ha organizado una plataforma ciudadana en contra de la nueva regulación del espacio público de aparcamiento. El objetivo de estos movimientos es paralizar la segunda fase de implantación de los parquímetros, que tiene prevista su llegada en octubre de este mismo año.

Los vecinos aseguran que la nueva ordenación tiene un claro objetivo recaudatorio y ellos no están dispuestos a seguir engordando las arcas municipales. Para hoy está prevista una acción sorpresa, mientras que las pegatinas con el lema "Yo no pago, ¿y tú?" profileran por los distritos de Eixample, Horta-Guinardo y Ciutat Vella.