Piden cajas negras en los coches

Desde que comenzó octubre, cada día mueren una media de 10 personas en las carreteras. El pasado fin de semana fue el tercero más trágico de todo el año: 41 fallecidos. ¿Qué se puede hacer? Desde Cataluña piden la implantación de cajas negras en todos los vehículos.

ADN sobre ruedas
ADN sobre ruedas

“Muy negro". El director de Tráfico, Pere Navarro, ha sido rotundo al calificar el pasado fin de semana: 41 muertos en carretera; este año sólo se han registrado cifras peores en la primera operación salida de agosto y en el segundo fin de semana de julio. Desde la DGT, buscan explicaciones: en los siniestros más graves hubo algún vehículo pesado implicado (por temor al paro de transportistas, hubo más camiones en carretera de lo habitual). Además, los coches iban muy cargados y muchos olvidaron ponerse el cinturón de seguridad. Octubre se presenta como uno de los meses más peligrosos del año. De media, han muerto cada día 10 personas en la carretera. Pasa lo mismo todos los años: “Se trabajan muchas horas, hay mucha presión y mucho estrés, por lo que podía tener su reflejo al volante", asegura Navarro. La Asociación de Prevención de Accidentes de Tráfico –P(A)T- ha pedido que las cajas negras sean obligatorias en todos los vehículos. Serían similares a los tacógrafos digitales que ya llevan los transportistas: registran el tiempo de conducción y la velocidad mantenida. Además, han defendido los indicadores que alertan a los pasajeros de un vehículo –tanto de las plazas delanteras como de las traseras- si no se han puesto el cinturón de seguridad. Precisamente, la DGT ha anunciado que en octubre incrementará los controles para vigilar el uso del cinturón y de los distintos sistemas de retención para niños. Para Pere Navarro, el cinturón “es un elemento básico con el que podríamos salvar muchas vidas y no cuesta tanto". Desde P(A)T también se ha solicitado que se incorporen limitadores de velocidad en los vehículos. Se trata de sistemas ya estudiados en otros países: mediante GPS, se controla por dónde circula el vehículo y la velocidad establecida en ese tramo. Si no se adapta a dichos límites, se avisa al conductor mediante distintas señales.

El sistema no es nuevo. Distintas ciudades han probado alguna de sus modalidades. En la localidad barcelonesa de Mataró, estuvo funcionando a principios de 2004. Terra Autopista fue hasta allí y se puso al volante de uno de estos coches vigilados vía satélite.
No te pierdas nuestro reportaje.