Peajes catalanes, barrera entre la Generalitat y el Gobierno central

Álvarez Cascos ha asegurado que el Gobierno no destinará "ni un euro" para rescatar las autopistas de peaje, unas declaraciones que no han gustado mucho en Cataluña. Allí, la Generalitat pretende acabar con estas vías de pago o, al menos, hacerlas más baratas, ya que, según argumentan, estos peajes "representan un agravio histórico" para la región.

Peajes catalanes, barrera entre la Generalitat y el Gobierno central
Peajes catalanes, barrera entre la Generalitat y el Gobierno central

Álvarez Cascos es tajante: "las autopistas deben pagarlas quienes las usan, no quienes no las usan por la vía de impuestos". Con estas palabras, el ministro de Fomento lanzaba un guante al Gobierno catalán, que pretende eliminar o rebajar los peajes de sus carreteras de pago.

Mientras que desde la Administración central se apuesta por la inversión privada, el equipo de Jordi Pujol defiende el denominado "pacto catalán", un proyecto para rescatar las autopistas catalanas.

Así, el consejero de Obras Públicas de la Generalitat, Felip Puig, ha calificado las declaraciones del ministro de "precipitadas" y ha asegurado que es necesario bajar los peajes porque estos "representan un agravio histórico y comparativo para los ciudadanos de Cataluña".

Para Puig, la Generalitat, las fuerzas políticas y las empresas concesionarias tienen "las ideas claras" y "antes de dos meses" tendrán una propuesta concreta y "ése será el momento de pronunciarse".

Por su parte, la Declaración de Gelida, una asociación suscrita por ayuntamientos y distintas entidades que apuestan por la reducción progresiva de los peajes, no han querido pronunciarse sobre las declaraciones del ministro, ya que, según su representante, Jordi Carrillo, si se empieza a descalificar, no se avanzará, y no se puede "discutir cada día lo que dice uno u otro".

Los mejores vídeos