Padres infractores, hijos infractores

No salen tanto de marcha como creemos, no se mueven en coches viejos heredados, ni tienen comportamientos muy distintos a los de sus padres. Sin embargo, cada año mueren en nuestras carreteras más de 1.700 jóvenes. “Basta de estereotipos y de conductas cínicas", aseguran desde Attitudes: se puede acabar con el problema.

Padres infractores, hijos infractores
Padres infractores, hijos infractores

Una de cada cuatro víctimas de accidente de tráfico en nuestro país tiene menos de 25 años, pero este grupo sólo representa el 17 por ciento de los conductores. Con más de 1.700 jóvenes muertos en nuestras carreteras es innegable que tenemos un problema, pero ¿quién es el culpable?Hoy, Attitudes -un instituto creado por Audi para expresar su compromiso con la educación vial- ha reunido a los principales expertos de tráfico de nuestro país para debatir qué ocurre con los jóvenes en carretera. Una vez más, han contado con la experiencia del Instituto Universitario de Tráfico y Seguridad Vial de la Universidad de Valencia (INTRAS) que ha elaborado un estudio que puede sacar los colores a más de un colectivo. Para empezar, los padres tienen más responsabilidad de la que pensamos en el comportamiento de sus hijos al volante. De hecho, los jóvenes más multados tienen padres también sancionados con frecuencia. Además, ponen las mismas excusas que sus progenitores y saben (al menos así lo asegura el 70 por ciento de los encuestados) que sus padres cometen las infracciones aposta. Los medios de comunicación también tenemos que entonar nuestro particular “mea culpa". Los presentamos como culpables de los accidentes, siempre relacionamos sus siniestros con el alcohol y la noche, cuando no es del todo cierto: la mayoría de los jóvenes usan el coche por necesidad y no para salir de marcha. Además, la mayor tasa de siniestralidad se registra cuando van y vienen del trabajo y son conductores habituales. Las autoescuelas también han sido duramente criticadas en estas jornadas. Estos centros sirven, según advierten, sólo para superar un examen, pero no forman a conductores seguros. “Deberían hacer hincapié en la identificación de peligros que se pueden encontrar los jóvenes y en ensayar las respuestas adecuadas ante ellos", advierten los expertos de INTRAS. Por eso, sugieren que las autoescuelas se sometan a continuos controles de calidad y que la formación de los jóvenes no termine cuando estos se sacan la licencia. La Administración tampoco ha salido muy bien parada. Según Luis Montoro, director de INTRAS, “todo el mundo entiende y habla de tráfico, pero nadie –en realidad- investiga y estudia el tráfico". Nos movemos con estereotipos, echamos toda la culpa a los jóvenes de la siniestralidad; “¿cómo vamos a hacer una campaña para jóvenes si no sabemos los motivos de sus comportamientos?", asegura Montoro. Las estadísticas barajadas pintan un panorama desolador.
* El 56 por ciento de los jóvenes ha conducido antes de tener carné.
* El 12 por ciento ha sido multado y reconoce que infringe las normas con frecuencia.
* El 25 por ciento de los conductores menores de 25 años desconoce cuáles son los límites de velocidad en carreteras convencionales y en ciudad.
* La mayoría conoce la obligatoriedad de usar el cinturón de seguridad, pero el 20 por ciento no lo lleva.
* Un tercio de los jóvenes ha sufrido alguna vez un accidente y la mitad de ellos se declara culpable.

Fuente: macroencuesta realizada entre jóvenes de 18 a 25 años por INTRAS.También han elaborado un perfil de cómo es el conductor joven más problemático. Según sus investigaciones, tienen más probabilidad de sufrir un accidente los amantes de deportes de riesgo, los jóvenes con menor nivel de estudio, los que hayan cogido el coche antes de tener carné y, sobre todo, los hijos de padres infractores.

¿Víctimas o culpables? ¿Eres joven? ¿Conduces? ¿Qué problemas te encuentras en las carreteras? ¿Se está criminalizando a estos conductores?.
Participa en nuestros foros.

Los mejores vídeos