Otro atasco en el Bus-Vao de Madrid

Un autobús averiado en el carril Bus-Vao de Madrid ha provocado otro atasco kilométrico. Se han repetido las imágenes de los pasajeros caminando varios kilómetros bajo la lluvia hasta la ciudad.

Colapsado el tráfico en Madrid tras chocar dos autobuses
Colapsado el tráfico en Madrid tras chocar dos autobuses

Un autobús interurbano averiado a 5,5 kilómetros de la entrada de Madrid, en pleno carril BUS-Vao (vehículos de alta ocupación) ha sido la causa de que la circulación de Madrid, siempre complicada, se convirtiese hoy en un verdadero caos.

El autocar se ha quedado parado en el último tramo del Bus-Vao de la Nacional VI, justo donde este carril, acotado por sendos muretes, se estrecha y sólo permite el paso de un vehículo cada vez. Su parada, agravada por la lluvia, ha dejado tirados a miles de pasajeros y ha provocado una cola de medio centenar de autobuses. Los pasajeros han tenido que recorrer bajo un intenso aguacero los 2 kilómetros que les separaban del barrio de Moncloa, donde ya han podido tomar otros autobuses o el metro.

Al final, los operarios de los servicios de emergencia han podido abrir los muros que delimitan el carril Bus-Vao y han liberado a los autobuses que se encontraban dentro. No es la primera vez que esto sucede en los últimos meses, con lo que los usuarios de la N-VI se quejan amargamente de lo mal organizado que está el último y angosto tramo del carril. Desde ayer funcionan en Madrid siete oficinas de información sobre las obras que se van a realizar en la M-30. Organizados por la empresa que gestiona la reforma, Calle 30, estos centros de atención servirán para explicar a los conductores y otros usuarios qué zonas de la circunvalación se cortarán al tráfico, por cuánto tiempo y qué desvíos son los más aconsejables.Ayer, el alcalde Alberto Ruiz-Gallardón explicó que, en adelante, cada miércoles se informará desde el Ayuntamiento del estado de las obras y de qué desvíos se habilitan en cada ocasión.

El consistorio reacciona así ante las críticas por la falta de aviso ante el corte que se produjo el pasado martes en el acceso a la calle Costa Rica, en la parte norte de la M-30. El cierre de uno de los carriles provocó enormes atascos y muchas quejas por la falta de previsión.
Ahora, el alcalde anuncia más información y lo hace, precisamente, desde la calle Costa Rica, que sufrirá estos problemas hasta dentro de un año.

Como se sabe, el Ayuntamiento de Madrid ha decidido soterrar gran parte de la conflictiva M-30, una actuación que afectará progresivamente a varios puntos de la ciudad. Por otra parte, la ciudad de Madrid verá mejorados sus accesos cuando se construya el tercer túnel de la autopista AP-6 en la sierra de Guadarrama. Esta obra, que se puso en marcha ayer mismo, terminará en 2007 y dotará a la carretera de La Coruña de un mayor caudal de tráfico.