Óscar Higares: 'Habrá que esperar al año que viene para la boda'

Más involucrado ahora que nunca en su faceta de padre, Óscar Higares compagina los festivales taurinos con el cuidado de sus tres pequeñas. El diestro, que se abre camino poco a poco en el mundo de la interpretación, está pendiente de que se estrene 'La soledad del triunfo', película en la que ha debutado como protagonista pero antes se dejará ver en la serie 'Bandolera' de Antena3.

Después de veinte años de relación, el torero ha decidido pasar por el altar con su chica Sandra Álvarez, madre de sus tres hijas India, Martina y Cloe. Tras una romántica declaración con Roma como telón de fondo la pareja ha fijado su boda para 2013. Insmerso el los preparativos del evento, el torero se dejó ver jugando al golf por una buena causa dentro del Torneo Solidario Citroën DS5 Chefs & Golf.

- ¿Desde cuándo juegas al gol?

- Desde hace muchos años pero llevo año y medio sin practicarlo porque un toro me cortó la mano y he tenido que estar recuperándome de la lesión.

- Supongo que será un placer tratándose de una causa solidaria...

- Sí, siempre intentando ayudar y más cuando se trata de hacerlo de manera tan agradable y tan divertida, pasando un rato entre amigos.

- ¿Qué te gusta de este deporte?

- Es un deporte que engancha, se trata de competir contigo mismo y disfrutar de un buen día de campo, enseña a ser humilde y tener los pies en el suelo.

- Mucho más fácil que enfrentarse a un toro...

- Cualquier cosa en la vida es más fácil que torear.

- ¿Qué te han enseñado los toros?

- Todo, cuando me enfrento a cualquier nuevo reto utilizo siempre mis vivencias dentro del mundo del toro para resolverlo. El esfuerzo, el sacrificio, la lucha y la responsabilidad y el compañerismo lo he aprendido dentro del mundo del toro, a la hora de caminar por la vida y de educar a mis hijas.

- ¿Cómo se te plantea el verano?

- Bien, tranquilo, toreando en festivales y en la playa con las niñas. Sandra trabaja hasta agosto así que será entonces cuando venga, ahora tengo yo más tiempo libre que ella así que paso casi todo el día con las niñas.

- ¿Qué tipo de padre eres?

- Creo que soy muy buen padre, me he involucrado al cien por cien en todo lo que tiene que ver con la educación de nuestras hijas, lo pasamos muy bien juntos pero también las regaño mucho, no hay más remedio. No soy nada tolerante con algunas cosas, ni con la más pequeña, que tiene sólo año y medio, hay que saber frenarles y no dejar que ganen los pulsos que te echan constantemente. Jugamos muchos, las chincho y las hago de rabiar, tenemos una gran complicidad y creo que cuando crezcan sabrán valorarlo.

- ¿Alguna es aficionada a los toros?

- Martina, la mediana es la que más lo disfruta, viene conmigo, está junto a mi en la habitación mientras me visto y lo toquetea todo, es muy curiosa. Cloe, la pequeña es aún muy pequeña para entenderlo, ha estado conmigo en el campo y me ha visto torear, le encanta la música. A la mayor ya la ha entrado miedo, ya sabe lo que es el peligro y me ha visto dar alguna que otra voltereta y lo ha pasado mal.

- ¿Te piden que te retires?

- No, en absoluto, a los toreros lo que nos hace felices es torear y eso lo entienden muy bien nuestras mujeres. Cuando haces lo que te gusta estás feliz y eso se refleja en todos los ámbitos de tu vida. Me expongo mucho y les encantaría que hiciese otras cosas más relajadas pero saben que disfruto tanto toreando que lo entienden.

- Supongo que es algo que dejáis claro desde el minuto uno...

- Sandra no había ido nunca a los toros ni tenían aficionados en su familia, fue conociendo poco a poco mi mundo y entendiendo el sacrificio que suponía. A partir de ahí fue conviviendo conmigo y sufriendo también conmigo lo que es la vida del torero, un mundo muy duro, especialmente por los altibajos que conlleva. Son constantes subidas y bajadas emocionales, los toreros buscamos mucho la soledad del campo, intentamos centrarnos y que nada nos distraiga y si estás bien en casa eso se refleja en la plaza. El traje de luces es completamente transparente.

- Tu en casa estás mejor que nunca...

- Sí, lo pasamos muy bien, especialmente con las niñas, Sandra y yo hacemos muchos planes juntos y estamos siempre inventando cosas. Ahora estamos disfrutando más que durante los primeros años de novios, pasamos mucho más tiempo juntos, compartimos más cosas y nos entendemos mejor.

- Tanto que habéis decidido casaros después de veinte años de convivencia...

- Sí, me declaré en Roma. Queríamos casarnos este año pero los preparativos de una boda son mucho más arduos de lo que yo esperaba así que habrá que esperar al año que viene.

- ¿Vais a ir a por el niño?

- No, nos plantamos con tres chicas, es un número estupendo, lo pasan genial jugando entre ellas y según me dice Sandra me van a cuidar muy bien entre las tres cuando sea mayor porque los chicos son más dejados.

- ¿A qué te gustaría que te dedicasen?

- Mientras tengan ilusión por algo estaré feliz, sea cual sea su meta.

- ¿Qué te ha dado Sandra?

- Me lo ha dado todo, me ha enseñado muchísimas cosas y después de veinte años sigue sorprendiéndome. Lleva mucha bondad dentro, es una mujer espectacular, por dentro y por fuera.

- ¿Te veremos pronto de nuevo en televisión?

- Muy pronto, he grabado unos capítulos para la próxima temporada de 'Bandolera', voy poco a poco abriéndome camino pero es complicado.