Orden de busca y captura para uno de los implicados en la "trama Ertoil"

La trama de comisiones ilegales de Elf-Ertoil que está investigando la justicia gala empieza a cobrarse sus primeras víctimas. Francia ha lanzado, como primera medida, una orden de arresto contra el empresario británico Nadhmi Auchi.

La justicia francesa ha decretado una orden de busca y captura contra el financiero británico Nadhmi Auchi, sospechoso de haber recibido comisiones por la compra de la empresa Ertoil por la petrolera francesa Elf en 1991. Los jueces que han dictado la orden, Eva Joly y Renaud Van Ruymbeke, han basado su decisión en la negativa de Auchi de personarse ante las autoridades galas para dar explicaciones sobre la operación. Se sospecha que Nadhmi Auchi recibió una cantidad cercana a los 10.000 millones de pesetas en concepto de comisiones.
Este financiero era el responsable de GMH, la sociedad tapadera usada por Elf para adquirir Ertoil. El empresario Javier de la Rosa, representante de la española, vendió Ertoil a GMH por un montante de 41.400 millones de pesetas. Al día siguiente de la compra, GMH estableció una opción de compra por ese mismo precio para Elf, que, inmediatamente, hizo efectiva su adquisición. Posteriormente, la petrolera francesa vendió Ertoil a la española Cepsa (que está participada mayoritariamente por Elf) por casi 47.000 millones de pesetas.
Este entramado evitó la fiscalización y el permiso de las autoridades comunitarias de la época. Según los expertos, se perjudicó a los accionistas de Ercross (sociedad a la que pertenecía Ertoil) al deshacerse de su mayor activo por un precio inferior a su valor contable. Meses después de esta operación, Ercross entró en suspensión de pagos. de pesetas. Al día siguiente de la compra, GMH estableció una opción de compra por ese mismo precio para Elf, que, inmediatamente, hizo efectiva su adquisición. Posteriormente, la petrolera francesa vendió Ertoil a la española Cepsa (que está participada mayoritariamente por Elf) por casi 47.000 millones de pesetas.
Este entramado evitó la fiscalización y el permiso de las autoridades comunitarias de la época. Según los expertos, se perjudicó a los accionistas de Ercross (sociedad a la que pertenecía Ertoil) al deshacerse de su mayor activo por un precio inferior a su valor contable. Meses después de esta operación, Ercross entró en suspensión de pagos.