Opel tardará más de lo esperado en salir de la crisis

A Opel se le complica un poco el porvenir. El Plan Olympia, diseñado para sacar a la compañía de sus problemas financieros, tardará más de lo esperado en dar frutos. Al menos, así lo explica Carl-Peter Foster, presidente de Opel.

Opel tardará más de lo esperado en salir de la crisis
Opel tardará más de lo esperado en salir de la crisis

Para Foster, el plan está cumpliéndose según lo previsto, pero "es una maratón, no un sprint, con lo que posiblemente pase una década antes de que Opel recupere el esplendor perdido.

"Paso a paso, el plan nos devolverá a la rentabilidad", dice Foster, "sobre la segunda mitad de 2003 se producirá el punto de ruptura hacia la mejoría".

Para recuperar su imagen y salir del pozo, Opel investiga en nuevos diseños y modelos. A corto plazo, empezará a difundir su nueva campaña de publicidad, que se complementará con nuevas acciones de patrocinio como la que ha mantenido durante años con equipo de fútbol Bayern de Munich, ahora con el apoyo de Audi.

En cuanto al catálogo de modelos, en 2001 Opel dedicaba el siete por ciento de su espacio a modelos de nicho, como el Speedster, y el 13 por ciento a innovación y conceptos nuevos. Ahora, para 2006, han planificado un 20 por ciento de nicho y un 40 por ciento para conceptos innovadores.

Foster asegura que el nuevo Meriva (monovolumen sobre la base del Corsa) y el Signum (un cross-over que tomará la plataforma del Vectra) están llamados a ser puertas hacia una nueva época en el diseño de Opel.