Opel reduce la producción del Corsa ante la caída de ventas

La planta de Opel en Figueruelas, provincia de Zaragoza, se va a ver afectada por la reducción de las ventas en los primeros meses del año en el mercado europeo y reducirá la producción del nuevo Corsa.

La compañía indica que la curva de arranque de la producción del nuevo Corsa es actualmente de 1.800 coches por día, cuando la capacidad planificada era de 1.950 coches. Esta reducción se debe a la caída de ventas que se está produciendo en lo que llevamos de año en el mercado europeo y que ya se sitúa en un 4,4 por ciento.
Según la dirección de Opel España, otro de los factores que afectan al Corsa es la reducción del sector en el que está enmarcado por la progresiva aparición de minicoches y monovolúmenes de pequeño tamaño.
Opel España niega que el anuncio de esta reducción sea una maniobra para rebajar las expectativas en el convenio que actualmente se negocia con el comité de empresa de Figueruelas, que afecta a 9.000 empleados. La compañía recuerda que también la planta alemana de Eisenach va a paralizar su producción la semana posterior a Semana Santa. También ha decidido no recuperar los 1.400 coches que lleva de retraso en su programa de producción y ha reducido la velocidad de la línea de 38 a 30 coches por hora.
Fórmulas habituales de adecuación de la producción a la demanda en el sector son la creación de un corredor de vacaciones, turnos de producción adicionales en fin de semana o bolsa de horas. En este sentido, la planta de Figueruelas detendrá su actividad del 16 al 20 de abril, tras acordar la compañía y el comité de empresa convertir en vacaciones colectivas las jornadas de vacaciones flotantes de la plantilla que quedaban pendientes.
Junto a esos cinco días de abril, que coinciden con las celebraciones festivas de la Semana Santa, está previsto que la plantilla guarde vacaciones colectivas el 30 de ese mismo mes, por lo que los trabajadores contarán con otras dos jornadas de vacaciones flotantes pendientes.

Los mejores vídeos