Opel España pide tranquilidad a sus trabajadores

La Dirección de Opel España ha anunciado que reducirá costes sin afectar a la plantilla. Comité de empresa y Dirección también han acordado detener la producción durante cuatro días en los próximos meses para ajustar la producción al ritmo de ventas.

La reestructuración de Opel a nivel europeo también ha llegado a España. La Dirección de General Motors ha pedido a todas sus factorías europeas que reduzcan sus costes en un 10 por ciento. Desde Opel España se asegura que esta reducción de costes no afectará de momento a la plantilla, ya que se está estudiando la forma de recortar otros gastos de producción.
En este sentido, el portavoz de Opel, Juan Manuel Garicano, ha reclamado ayer objetividad a la hora de valorar la difícil situación que atraviesa actualmente el sector del automóvil. Garicano ha asegurado que para alcanzar de nuevo la rentabilidad existen diversas vías, entre ellas, el incremento de las ventas y la reducción de los costes propios, ya sea a través de los proveedores u otras alternativas.
El portavoz ha insistido en que todavía no se conocen las medidas que se van a tomar y que hay que buscar soluciones entre todos, aunque, ha añadido, existen aspectos, como la evolución de los mercados y de las ventas, "que se escapan de nuestras manos".
Para los representantes sindicales de los trabajadores de Opel España, la plantilla de la factoría de Figueruelas está ya muy ajustada, por lo que sería imposible mantener el mismo ritmo de producción con un número menor de trabajadores.
Por otro lado, la Dirección y el comité de empresa de Opel acordaron ayer que la planta de Figueruelas detendrá su actividad los días 5 de marzo y 16, 17 y 30 de abril para ajustar su producción al actual ritmo de ventas. En la reunión, se trataron además los asuntos relativos a la seguridad y salud laboral, aspectos sobre los que la Dirección manifestó estar básicamente de acuerdo con el contenido de fondo de las propuestas del comité.