Obras en carretera: con los cimientos tocados

Seis trabajadores mueren al desplomarse un puente en la autovía del Mediterráneo. El material que se usa en esa obra ya había sido criticado. No es la única carretera en el punto de mira: subcontratas, falta de informes, presupuestos recortados, plazos fijados por agendas políticas...

Obras en carretera: con los cimientos tocados
Obras en carretera: con los cimientos tocados

Todavía no se saben las causas: ayer seis trabajadores murieron al desplomarse un viaducto que construían en el kilómetro 51 de la Autovía del Mediterráneo. Una estructura de 50 metros de largo y de 20 toneladas de peso cayó desde 50 metros de altura. Según la empresa constructora, una Unión Temporal de Empresas (UTE) formada por Ploder, Azvi y Obras Subterráneas, todo estaba en regla. Sin embargo, no era la primera vez que se producía un accidente en esta zona: en octubre, una detonación accidental de un explosivo causó una peligrosa lluvia de piedras. Meses antes, en enero, una viga de 155 toneladas se desprendió y aplastó a un hombre. Hace apenas 15 días, el Partido Popular había denunciado el material defectuoso que se utilizaa en las obras de la A-7. Según comentaban, un trabajador había revelado numerosas irregularidades en el tramo que construyen entre Albuñol (Granada) y Adra (Almería). Hablaban de encofrados en los que se podían ver puertas de frigorífico, apuntalamientos en los que se utilizaban palos, aceros traídos de Turquía con defectos de laminación... La Junta de Andalucía paralizó las obras y anunció una auditoría. Hoy, un juez ha vuelto a decretar la suspensión de los trabajos en esta carretera, a su paso por Otívar, hasta que los peritos enviados al lugar garanticen la seguridad en la zona. Además, el magistrado ha indicado que es necesario mantener la obra “tal y como se encontraba en el momento del accidente", con el fin de esclarecer las causas del mismo.

Por su parte, el Ministerio de Fomento ha ordenado la paralización del tramo La Herradura-Taramay, de 9,1 kilómetros de longitud, al que pertenece el viaducto. El uso de materiales defectuosos no es el único punto por aclarar. La concesionaria de la autovía contrató a la Unión Temporal de Empresas para los trabajos de la zona donde ayer se produjo el accidente. Ésta, a su vez, subcontrató a la empresa gallega Estructura y Montajes Prefabricados, quien –por su parte- encargó las obras a la empresa gallega Douro Montemuro (algunas fuentes incluso le dan otro nombre: Cofri Douro). Sobre esta última compañía hay pocas noticias. Incluso un portavoz del Ministerio de Exteriores portugués dijo que su Gobierno estaba preocupado porque podría tratarse de “una empresa fantasma". De hecho, Portugal quiere tratar con el Gobierno español las subcontratas de trabajadores lusos en España “en condiciones ilegales o, incluso, sin contratos", “especialmente en Galicia". Las empresas implicadas en la obra de la autovía del Mediterráneo aseguran que las subcontratas son normales en este tipo de infraestructuras, donde se requieren trabajos más especializados. Sin embargo, los sindicatos advierten de que se trata de una práctica peligrosa. Para Comisiones Obreras, el uso abusivo de las subcontratas es una de las principales causas de la alta siniestralidad laboral en la construcción. Por si fuera poco, se acaba de conocer que, en el tramo donde se produjo el accidente, habían metido ya “las tijeras". En una zona de complicada orografía, se construye un viaducto de 9,12 kilómetros. Se trata del tramo de autovía más caro de España, según el delegado provincial de empleo Luis Rubiales. Éste ha indicado que cada metro cuesta 24.040 euros. Además, se necesitarán otros tres viaductos, cinco pasos superiores y tres inferiores. El presupuesto inicial de 181 millones de euros fue rebajado a 157 millones: un 13 por ciento menos. El Ministerio de Fomento prevé que las ayudas para las infraestructuras procedentes de los fondos comunitarios pasen a representar, en el período 2007-2013, entre el 0,17 y el 0,21 por ciento del Producto Interior Bruto (PIB) español. Estas cifras contrastan con las percibidas desde 1993, que suponían el 0,3 por ciento del PIB. Madrid. En la capital hay denuncias sobre intereses “ocultos" en el desdoblamiento de la M-501, conocida como Carretera de los Pantanos. Según la oposición y los ecologistas, más de 12.000 viviendas, varios campos de golf y otras infraestructuras aguardan el visto bueno de Esperanza Aguirre, presidenta de la Comunidad.

Ya en el interior de la ciudad, los madrileños tienen que “vérselas cada día" con la M-30, una vía que está en proceso de remodelación. Según importantes clubes de automovilistas, se trata de la carretera en obras más peligrosa de toda Europa.
Si conduces a diario por Madrid, te interesa este reportaje.
Obras combátelas.
Hace cinco años, se derrumbó el puente de Esparraguera (en la N-II, cerca de Barcelona) por una riada: murieron dos hermanos y dos agentes de la Guardia Civil encargados de buscarlos. El caso ha pasado por tres jueces. Fomento es una de las partes implicados y el alcalde de la localidad asegura que la investigación está “encallada".Según un estudio encargado por la CE, las obras en España están señalizadas con poca antelación. Además, según explican, hacen falta más zonas de parada de emergencia. También se critica que los desvíos del trazado suelen ser muy pronunciados y cortos, lo que exige límites de velocidad bajos. Un trabajador ha muerto esta mañana en la fábrica de áridos “Majinma", en Ávila, al volcar el camión de gran tonelaje que conducía.
¿Te afecta alguna obra? ¿La M-30 ha puesto a prueba tu paciencia? ¿Crees que algún trabajo es peligroso? Dínoslo.
Tú tienes la última palabra: participa en nuestros foros.