Obras contra los problemas del tráfico en Madrid

Las obras que asolarán Madrid en unos meses forman parte del plan de Gallardón por mejorar las infraestructuras viarias y la circulación, haciéndolas compatibles con una ciudad más habitable para el peatón.

Las obras del nuevo tren de cercanías, que unirá Atocha y Chamartín, causarán problemas de circulación en la zona de Atocha.
Entre 3.000 y 4.000 metros cúbicos de escombros tendrán que ser retirados cada día, según los expertos. Semejante volumen de tierra será llevado en camiones desde el centro de Madrid hasta los vertederos. Para llevar a cabo esta tarea, el Ministerio de Fomento empleará una tuneladora TDM, que cuenta con un diámetro de excavación de 9,38 metros.

Las quejas por parte de los partidos de la oposición no se han hecho esperar; El diputado socialista Eduardo Nolla ha denunciado la falta de un estudio de impacto ambiental y se plantea algún problema ecológico, como cuál será el destino de tantos metros cúbicos y el caos que pueden llegar a provocar 400 camiones cada día circulando por la gloprieta de Atocha.
Inés Sabanés, concejal de IU, anunció que su grupo ha presentado un escrito ante la Subdirección General de Impacto Ambiental “para que todas las obras sean paralizadas hasta que exista declaración de impacto".

Por otro lado, una encuesta realizada por la Consejería de Obras Públicas, Urbanismo y Transportes revela que los conductores consideran que las carreteras M-45 y M-607 merecen una nota de sobresaliente. Esto es debido, principalmente, a sus condiciones de seguridad, señalización, diseño y fluidez.
Para un cien por cien de los encuestados, la carretera M-45 merece una nota entre el 8 y el 10. Un 73 por ciento de los consultados consideró que la carretera de Colmenar también merece la misma calificación tras la ampliación del tercer carril y la construcción de una vía ciclista.