Obama pone a Chrysler como muestra de la recuperación del país

El presidente estadounidense, Barack Obama, puso hoy a Chrysler como ejemplo de la recuperación industrial de Estados Unidos después de que devolviese los préstamos que recibió en el 2009 y que Washington anunciase la venta de su participación en la empresa.

Obama visitó la planta de montaje del Grupo Chrysler en Toledo (Ohio) en la que se fabrica el Jeep Wrangle, y felicitó a los trabajadores de la multinacional estadounidense porque la empresa 'ha pagado cada centavo y más de lo que debe a los contribuyentes. Y seis años antes de lo programado'.

'Y anoche llegamos a un acuerdo para vender lo que queda de interés en la compañía. Así que pronto, Chrysler estará totalmente en manos de inversores privados. Más rápido de lo que nadie pensó' añadió.

Obama, que visitó la planta acompañado por el presidente del Grupo Chrysler y Fiat, Sergio Marchionne, se refería al anuncio efectuado la semana pasada por el que la firma pagó los préstamos concedidos en 2009 para afrontar la crisis.

Además, anoche, el Departamento del Tesoro dijo que ha llegado a un acuerdo con Fiat para la venta de su participación en Chrysler, alrededor del 6 por ciento del capital, a cambio de 500 millones de dólares.

El acuerdo permitirá que Fiat, que tras la salida de la quiebra de Chrysler a mediados de 2009 se hizo cargo de la gestión de la empresa así como de un 20% de su capital a cambio de proporcionar tecnología para la producción de pequeños vehículos con reducido consumo, controle el 52% del accionariado.

El acuerdo también facilita la salida a bolsa de los títulos de Chrysler, similar a la que realizó General Motors (GM) en noviembre de 2010, aunque Marchionne todavía no ha anunciado cuándo se hará la Oferta Pública de Venta de acciones (OPV).

Para Obama y la administración estadounidense, la devolución de los préstamos y su salida del capital de Chrysler es otro hito más en la recuperación del sector del automóvil en EEUU que en 2009 muchos daban por desaparecido.

A esto se suma que los tres fabricantes estadounidenses (General Motors, Ford y el Grupo Chrysler) han vuelto a ser rentables.

En el caso de Chrysler, en el primer trimestre del 2011 la empresa ganó 116 millones de dólares. Además, durante todos y cada uno de los pasados 14 meses, sus ventas de automóviles en Estados Unidos han aumentado.

'Hoy, los tres fabricantes de automóviles estadounidenses tienen beneficios. Eso no sucedía desde 2004. Hoy todos están ganando cuota de mercado. Eso no pasaba desde 1995. Y hoy estoy orgulloso de anunciar que el gobierno ha recibido todo los invertido en Chrysler durante mi mandato', explicó Obama.

'Así que este sector está de pie de nuevo, pagando sus deuda, ganando terreno. Gracias a vosotros, podemos decir de nuevo que los mejores automóviles del mundo están producidos aquí, en Estados Unidos, aquí en Ohio', dijo Obama.

Según la Casa Blanca, en 2008, antes de que Obama llegase a la presidencia del país, el sector del automóvil perdió 400.000 puestos de trabajo, una situación que se ha revertido en los dos últimos años.

'No puedo estar más orgulloso de lo que habéis hecho. Y lo que es más importante, los tres fabricantes estadounidenses están añadiendo turnos de trabajo y creando empleos al mayor ritmo desde la década de los años noventa. En los dos últimos años, el sector ha añadido 113.000 puestos', dijo el presidente.