Obama ayuda a la industria del automóvil, pero con condiciones

El presidente electo de EE.UU., Barack Obama, ha cargado contra los errores de gestión y los altos sueldos de los directivos de las empresas del motor, pero cree que hay que salvarlas porque son la "espina dorsal" de la industria del país.

"No podemos dejarlos caer" ha declarado Obama en una entrevista con la cadena NBC, consciente de los millones de empleos que dependen de manera directa o indirecta de esta industria. Sus declaraciones se producen en un momento de especial intensidad en el Congreso, que está negociando con la Casa Blanca cómo ayudar a la industria del automóvil, que está ahogada por la caída de ventas y el endeudamiento.

En la entrevista, el presidente electo aseguró que los Tres Grandes de Detroit, como se conoce a Ford, General Motors y Chrysler, han cometido en el pasado "errores estratégicos de manera repetitiva. No han manejado la industria como debían".

"Yo he sido un crítico muy duro, porque (estas empresas) no han sabido adaptarse a los nuevos mercados, y construir coches más pequeños y eficientes".

No obstante, reconoció que estas firmas son "la espina dorsal de la industria manufacturera de este país, son un empleador gigantesco, millones de personas depende de ella, directa o indirectamente".

Por tanto, "no podemos dejar que se hunda", dijo, pero aclaró que, a cambio, las empresas tendrán que hacer grandes sacrificios.

"Debe haber ajustes a todos los niveles, desde la dirección, los acreedores, los accionistas... todos tienen que entender que el modelo de negocio que poseen no es sostenible", dijo.

"Y si quieren que los contribuyentes vayan a su rescate -advirtió- no pueden dejar de lado los cambios que tenían que haber hecho hace 20 ó 30 años, y reconocer que en el futuro, la industria no será tan grande como ha sido en las últimas décadas".

En este sentido, uno de los senadores de más alto rango, el demócrata Chris Dodd, que preside el Comité de Banca, indicó que las tres empresas tienen que cesar a sus directivos, a cambio del recibir ayuda.

En una entrevista con la cadena CBS, Dodd dijo que el rescate les puede ayudar a corto plazo, pero en un periodo más amplio, dijo que Chrysler posiblemente acabará fusionándose con otra empresa.

El senador dijo que las negociaciones están avanzadas y que el acuerdo podría llevarse al Congreso en los próximos días.

En este sentido, Obama aseguró hoy que el plan de rescate se realizará bajo una gran supervisión, para evitar darles "15.000 o 20.000 millones, y dentro de seis meses vengan a pedir más".

El presidente electo se quejó de que, pese al deterioro del sector y al despido de miles de personas en los últimos años, los ejecutivos de las compañías han seguido cobrando sueldos que estaban "fuera de lugar".

Según dijo, una de sus metas cuando acceda al Gobierno será introducir una nueva "ética de los negocios", para evitar este tipo de situaciones.

"Si eres un directivo que cobras al año varios millones de dólares, y a la vez estás despidiendo gente, entonces debes renunciar a parte de tus remuneraciones", dijo Obama, a modo de ejemplo.

Durante el fin de semana, la Casa Blanca y los líderes del Congreso están tratando de llegar a un acuerdo sobre cómo ejecutar la ayuda que pide el sector, si bien no alcanzará los 34.000 millones que solicitaron los directivos.

El acuerdo de principios al que han llegado hasta ahora contempla que se les pueda entregar unos 15.000 millones de dólares, siempre y cuando las empresas cumplan con sus planes de reestructuración prometidos.

El borrador del plan, según informa The Washington Post, contempla la creación de la figura de un supervisor, un "zar del motor" que, desde el Gobierno, supervise que las empresas están cumpliendo con los requisitos establecidos para recibir el dinero.

Entre los puntos que discuten ahora la Casa Blanca y el Congreso es quién nombra a este supervisor todopoderoso, que posiblemente dependerá del departamento de Comercio.

La Casa Blanca quiere que sea nombrado inmediatamente por George W.Bush, en tanto que la mayoría demócrata del Congreso quiere que sea el presidente electo, Barack Obama, el que lo designe una vez tome posesión, el próximo 20 de enero.