Nuevo Toyota Corolla

Apenas nos había dado tiempo a acostumbrarnos al nuevo diseño del Corolla, que llegó en 2002, y ya está aquí su novena generación. Los cambios, poco profundos, enfatizan la imagen de la gama. También otorgan ese “algo más" (nuevos motores Diesel, transmisiones manuales robotizadas…) que hacen prever a la marca importantes objetivos de ventas este año.

Toyota Corolla
Toyota Corolla

La versión más llamativa de la gama también ha recibido modificaciones externas e internas. Ahora cuenta con nuevos deflectores en la zona delantera y trasera, espejos retrovisores de mayor tamaño (es destacable la excelente visibilidad que ofrecen) y, en el habitáculo, posee unos asientos deportivos con los laterales sobredimensionados. Los detalles en rojo, los relojes blancos y las múltiples inserciones en fibra de carbono contribuyen a reforzar su aspecto dinámico.Éste también se beneficia de una suspensión 20 milímetros más baja, que contribuye a aumentar la estabilidad del vehículo. Se han renovado los muelles helicoidales, los amortiguadores, las barras estabilizadoras y los topes de la suspensión. Además, se han adoptado unos amortiguadores de rendimiento –una primicia en el segmento, según Toyota-, que introducen unos puntales sobre las copelas, aumentando así la rigidez del chasis. También se han incluido muelles de rebote dentro de los amortiguadores traseros, que influyen positivamente en la estabilidad. Los que busquen sensaciones no se sentirán defraudados: 192 CV mueven el coche sin problemas en cualquier terreno, aunque donde más se disfruta del buen comportamiento del vehículo es en las carreteras de montaña. El T Sport, con seis marchas y una dirección rápida, se inscribe en las curvas sin problemas, aunque sigue adoleciendo de un tarado de la amortiguación “blando" para un modelo deportivo (especialmente si lo comparamos con el Honda Civic Type R o las versiones FR de Seat). Aun así, conducir este coche resultará una grata experiencia incluso para nuestros oídos; el motor, que sube hasta las 8.000 rpm, regala un sonido muy cercano al de los vehículos de carreras. A tenor de lo observado en nuestra toma de contacto con el nuevo Corolla, el equilibrio sigue siendo la nota dominante en el conjunto. Aplomo suficiente en carretera, un espacio correcto para todos los ocupantes del habitáculo y el buen tacto de todos los mandos (la nota discordante es un cambio algo lento) son sus características principales, con las que se pretende conquistar a 860.000 personas en 2004. Las previsiones para nuestro país son optimistas, ya que la marca espera vender 175.000 unidades este año, de las que 66.000 corresponderán a la nueva versión, ya en los concesionarios. Tendrá duros rivales, ya que se encuadra en un segmento que representa el 30 por ciento del mercado total, pero también cuenta con argumentos a su favor: el Corolla ha sido el primer vehículo no germano que se ha situado entre los tres automóviles mejor considerados por los alemanes, según la encuesta realizada por el club de automovilistas ADAC. Sus ventas siguen aumentando: hasta mayo, se han matriculado 422.000 unidades en todo el mundo, un 19 por ciento más que en el mismo período del año pasado. Sus precios también juegan un importante papel en esta estrategia de crecimiento; los encontrarás en la siguiente tabla.

  1.4 VVT-i 1.6 VVT-i 1.8 VVT-i 2.0 D-4D
Terra 14.300 Euros 15.850 Euros -- 17.450 Euros
Sol -- 17.200 Euros -- 18.800 Euros
T Sport -- -- 25.650 Euros --
La versión más llamativa de la gama también ha recibido modificaciones externas e internas. Ahora cuenta con nuevos deflectores en la zona delantera y trasera, espejos retrovisores de mayor tamaño (es destacable la excelente visibilidad que ofrecen) y, en el habitáculo, posee unos asientos deportivos con los laterales sobredimensionados. Los detalles en rojo, los relojes blancos y las múltiples inserciones en fibra de carbono contribuyen a reforzar su aspecto dinámico.Éste también se beneficia de una suspensión 20 milímetros más baja, que contribuye a aumentar la estabilidad del vehículo. Se han renovado los muelles helicoidales, los amortiguadores, las barras estabilizadoras y los topes de la suspensión. Además, se han adoptado unos amortiguadores de rendimiento –una primicia en el segmento, según Toyota-, que introducen unos puntales sobre las copelas, aumentando así la rigidez del chasis. También se han incluido muelles de rebote dentro de los amortiguadores traseros, que influyen positivamente en la estabilidad. Los que busquen sensaciones no se sentirán defraudados: 192 CV mueven el coche sin problemas en cualquier terreno, aunque donde más se disfruta del buen comportamiento del vehículo es en las carreteras de montaña. El T Sport, con seis marchas y una dirección rápida, se inscribe en las curvas sin problemas, aunque sigue adoleciendo de un tarado de la amortiguación “blando" para un modelo deportivo (especialmente si lo comparamos con el Honda Civic Type R o las versiones FR de Seat). Aun así, conducir este coche resultará una grata experiencia incluso para nuestros oídos; el motor, que sube hasta las 8.000 rpm, regala un sonido muy cercano al de los vehículos de carreras. A tenor de lo observado en nuestra toma de contacto con el nuevo Corolla, el equilibrio sigue siendo la nota dominante en el conjunto. Aplomo suficiente en carretera, un espacio correcto para todos los ocupantes del habitáculo y el buen tacto de todos los mandos (la nota discordante es un cambio algo lento) son sus características principales, con las que se pretende conquistar a 860.000 personas en 2004. Las previsiones para nuestro país son optimistas, ya que la marca espera vender 175.000 unidades este año, de las que 66.000 corresponderán a la nueva versión, ya en los concesionarios. Tendrá duros rivales, ya que se encuadra en un segmento que representa el 30 por ciento del mercado total, pero también cuenta con argumentos a su favor: el Corolla ha sido el primer vehículo no germano que se ha situado entre los tres automóviles mejor considerados por los alemanes, según la encuesta realizada por el club de automovilistas ADAC. Sus ventas siguen aumentando: hasta mayo, se han matriculado 422.000 unidades en todo el mundo, un 19 por ciento más que en el mismo período del año pasado. Sus precios también juegan un importante papel en esta estrategia de crecimiento; los encontrarás en la siguiente tabla.
  1.4 VVT-i 1.6 VVT-i 1.8 VVT-i 2.0 D-4D
Terra 14.300 Euros 15.850 Euros -- 17.450 Euros
Sol -- 17.200 Euros -- 18.800 Euros
T Sport -- -- 25.650 Euros --
La versión más llamativa de la gama también ha recibido modificaciones externas e internas. Ahora cuenta con nuevos deflectores en la zona delantera y trasera, espejos retrovisores de mayor tamaño (es destacable la excelente visibilidad que ofrecen) y, en el habitáculo, posee unos asientos deportivos con los laterales sobredimensionados. Los detalles en rojo, los relojes blancos y las múltiples inserciones en fibra de carbono contribuyen a reforzar su aspecto dinámico.Éste también se beneficia de una suspensión 20 milímetros más baja, que contribuye a aumentar la estabilidad del vehículo. Se han renovado los muelles helicoidales, los amortiguadores, las barras estabilizadoras y los topes de la suspensión. Además, se han adoptado unos amortiguadores de rendimiento –una primicia en el segmento, según Toyota-, que introducen unos puntales sobre las copelas, aumentando así la rigidez del chasis. También se han incluido muelles de rebote dentro de los amortiguadores traseros, que influyen positivamente en la estabilidad. Los que busquen sensaciones no se sentirán defraudados: 192 CV mueven el coche sin problemas en cualquier terreno, aunque donde más se disfruta del buen comportamiento del vehículo es en las carreteras de montaña. El T Sport, con seis marchas y una dirección rápida, se inscribe en las curvas sin problemas, aunque sigue adoleciendo de un tarado de la amortiguación “blando" para un modelo deportivo (especialmente si lo comparamos con el Honda Civic Type R o las versiones FR de Seat). Aun así, conducir este coche resultará una grata experiencia incluso para nuestros oídos; el motor, que sube hasta las 8.000 rpm, regala un sonido muy cercano al de los vehículos de carreras. A tenor de lo observado en nuestra toma de contacto con el nuevo Corolla, el equilibrio sigue siendo la nota dominante en el conjunto. Aplomo suficiente en carretera, un espacio correcto para todos los ocupantes del habitáculo y el buen tacto de todos los mandos (la nota discordante es un cambio algo lento) son sus características principales, con las que se pretende conquistar a 860.000 personas en 2004. Las previsiones para nuestro país son optimistas, ya que la marca espera vender 175.000 unidades este año, de las que 66.000 corresponderán a la nueva versión, ya en los concesionarios. Tendrá duros rivales, ya que se encuadra en un segmento que representa el 30 por ciento del mercado total, pero también cuenta con argumentos a su favor: el Corolla ha sido el primer vehículo no germano que se ha situado entre los tres automóviles mejor considerados por los alemanes, según la encuesta realizada por el club de automovilistas ADAC. Sus ventas siguen aumentando: hasta mayo, se han matriculado 422.000 unidades en todo el mundo, un 19 por ciento más que en el mismo período del año pasado. Sus precios también juegan un importante papel en esta estrategia de crecimiento; los encontrarás en la siguiente tabla.
  1.4 VVT-i 1.6 VVT-i 1.8 VVT-i 2.0 D-4D
Terra 14.300 Euros 15.850 Euros -- 17.450 Euros
Sol -- 17.200 Euros -- 18.800 Euros
T Sport -- -- 25.650 Euros --
La versión más llamativa de la gama también ha recibido modificaciones externas e internas. Ahora cuenta con nuevos deflectores en la zona delantera y trasera, espejos retrovisores de mayor tamaño (es destacable la excelente visibilidad que ofrecen) y, en el habitáculo, posee unos asientos deportivos con los laterales sobredimensionados. Los detalles en rojo, los relojes blancos y las múltiples inserciones en fibra de carbono contribuyen a reforzar su aspecto dinámico.Éste también se beneficia de una suspensión 20 milímetros más baja, que contribuye a aumentar la estabilidad del vehículo. Se han renovado los muelles helicoidales, los amortiguadores, las barras estabilizadoras y los topes de la suspensión. Además, se han adoptado unos amortiguadores de rendimiento –una primicia en el segmento, según Toyota-, que introducen unos puntales sobre las copelas, aumentando así la rigidez del chasis. También se han incluido muelles de rebote dentro de los amortiguadores traseros, que influyen positivamente en la estabilidad. Los que busquen sensaciones no se sentirán defraudados: 192 CV mueven el coche sin problemas en cualquier terreno, aunque donde más se disfruta del buen comportamiento del vehículo es en las carreteras de montaña. El T Sport, con seis marchas y una dirección rápida, se inscribe en las curvas sin problemas, aunque sigue adoleciendo de un tarado de la amortiguación “blando" para un modelo deportivo (especialmente si lo comparamos con el Honda Civic Type R o las versiones FR de Seat). Aun así, conducir este coche resultará una grata experiencia incluso para nuestros oídos; el motor, que sube hasta las 8.000 rpm, regala un sonido muy cercano al de los vehículos de carreras. A tenor de lo observado en nuestra toma de contacto con el nuevo Corolla, el equilibrio sigue siendo la nota dominante en el conjunto. Aplomo suficiente en carretera, un espacio correcto para todos los ocupantes del habitáculo y el buen tacto de todos los mandos (la nota discordante es un cambio algo lento) son sus características principales, con las que se pretende conquistar a 860.000 personas en 2004. Las previsiones para nuestro país son optimistas, ya que la marca espera vender 175.000 unidades este año, de las que 66.000 corresponderán a la nueva versión, ya en los concesionarios. Tendrá duros rivales, ya que se encuadra en un segmento que representa el 30 por ciento del mercado total, pero también cuenta con argumentos a su favor: el Corolla ha sido el primer vehículo no germano que se ha situado entre los tres automóviles mejor considerados por los alemanes, según la encuesta realizada por el club de automovilistas ADAC. Sus ventas siguen aumentando: hasta mayo, se han matriculado 422.000 unidades en todo el mundo, un 19 por ciento más que en el mismo período del año pasado. Sus precios también juegan un importante papel en esta estrategia de crecimiento; los encontrarás en la siguiente tabla.
  1.4 VVT-i 1.6 VVT-i 1.8 VVT-i 2.0 D-4D
Terra 14.300 Euros 15.850 Euros -- 17.450 Euros
Sol -- 17.200 Euros -- 18.800 Euros
T Sport -- -- 25.650 Euros --
La versión más llamativa de la gama también ha recibido modificaciones externas e internas. Ahora cuenta con nuevos deflectores en la zona delantera y trasera, espejos retrovisores de mayor tamaño (es destacable la excelente visibilidad que ofrecen) y, en el habitáculo, posee unos asientos deportivos con los laterales sobredimensionados. Los detalles en rojo, los relojes blancos y las múltiples inserciones en fibra de carbono contribuyen a reforzar su aspecto dinámico.Éste también se beneficia de una suspensión 20 milímetros más baja, que contribuye a aumentar la estabilidad del vehículo. Se han renovado los muelles helicoidales, los amortiguadores, las barras estabilizadoras y los topes de la suspensión. Además, se han adoptado unos amortiguadores de rendimiento –una primicia en el segmento, según Toyota-, que introducen unos puntales sobre las copelas, aumentando así la rigidez del chasis. También se han incluido muelles de rebote dentro de los amortiguadores traseros, que influyen positivamente en la estabilidad. Los que busquen sensaciones no se sentirán defraudados: 192 CV mueven el coche sin problemas en cualquier terreno, aunque donde más se disfruta del buen comportamiento del vehículo es en las carreteras de montaña. El T Sport, con seis marchas y una dirección rápida, se inscribe en las curvas sin problemas, aunque sigue adoleciendo de un tarado de la amortiguación “blando" para un modelo deportivo (especialmente si lo comparamos con el Honda Civic Type R o las versiones FR de Seat). Aun así, conducir este coche resultará una grata experiencia incluso para nuestros oídos; el motor, que sube hasta las 8.000 rpm, regala un sonido muy cercano al de los vehículos de carreras. A tenor de lo observado en nuestra toma de contacto con el nuevo Corolla, el equilibrio sigue siendo la nota dominante en el conjunto. Aplomo suficiente en carretera, un espacio correcto para todos los ocupantes del habitáculo y el buen tacto de todos los mandos (la nota discordante es un cambio algo lento) son sus características principales, con las que se pretende conquistar a 860.000 personas en 2004. Las previsiones para nuestro país son optimistas, ya que la marca espera vender 175.000 unidades este año, de las que 66.000 corresponderán a la nueva versión, ya en los concesionarios. Tendrá duros rivales, ya que se encuadra en un segmento que representa el 30 por ciento del mercado total, pero también cuenta con argumentos a su favor: el Corolla ha sido el primer vehículo no germano que se ha situado entre los tres automóviles mejor considerados por los alemanes, según la encuesta realizada por el club de automovilistas ADAC. Sus ventas siguen aumentando: hasta mayo, se han matriculado 422.000 unidades en todo el mundo, un 19 por ciento más que en el mismo período del año pasado. Sus precios también juegan un importante papel en esta estrategia de crecimiento; los encontrarás en la siguiente tabla.
  1.4 VVT-i 1.6 VVT-i 1.8 VVT-i 2.0 D-4D
Terra 14.300 Euros 15.850 Euros -- 17.450 Euros
Sol -- 17.200 Euros -- 18.800 Euros
T Sport -- -- 25.650 Euros --
La versión más llamativa de la gama también ha recibido modificaciones externas e internas. Ahora cuenta con nuevos deflectores en la zona delantera y trasera, espejos retrovisores de mayor tamaño (es destacable la excelente visibilidad que ofrecen) y, en el habitáculo, posee unos asientos deportivos con los laterales sobredimensionados. Los detalles en rojo, los relojes blancos y las múltiples inserciones en fibra de carbono contribuyen a reforzar su aspecto dinámico.Éste también se beneficia de una suspensión 20 milímetros más baja, que contribuye a aumentar la estabilidad del vehículo. Se han renovado los muelles helicoidales, los amortiguadores, las barras estabilizadoras y los topes de la suspensión. Además, se han adoptado unos amortiguadores de rendimiento –una primicia en el segmento, según Toyota-, que introducen unos puntales sobre las copelas, aumentando así la rigidez del chasis. También se han incluido muelles de rebote dentro de los amortiguadores traseros, que influyen positivamente en la estabilidad. Los que busquen sensaciones no se sentirán defraudados: 192 CV mueven el coche sin problemas en cualquier terreno, aunque donde más se disfruta del buen comportamiento del vehículo es en las carreteras de montaña. El T Sport, con seis marchas y una dirección rápida, se inscribe en las curvas sin problemas, aunque sigue adoleciendo de un tarado de la amortiguación “blando" para un modelo deportivo (especialmente si lo comparamos con el Honda Civic Type R o las versiones FR de Seat). Aun así, conducir este coche resultará una grata experiencia incluso para nuestros oídos; el motor, que sube hasta las 8.000 rpm, regala un sonido muy cercano al de los vehículos de carreras. A tenor de lo observado en nuestra toma de contacto con el nuevo Corolla, el equilibrio sigue siendo la nota dominante en el conjunto. Aplomo suficiente en carretera, un espacio correcto para todos los ocupantes del habitáculo y el buen tacto de todos los mandos (la nota discordante es un cambio algo lento) son sus características principales, con las que se pretende conquistar a 860.000 personas en 2004. Las previsiones para nuestro país son optimistas, ya que la marca espera vender 175.000 unidades este año, de las que 66.000 corresponderán a la nueva versión, ya en los concesionarios. Tendrá duros rivales, ya que se encuadra en un segmento que representa el 30 por ciento del mercado total, pero también cuenta con argumentos a su favor: el Corolla ha sido el primer vehículo no germano que se ha situado entre los tres automóviles mejor considerados por los alemanes, según la encuesta realizada por el club de automovilistas ADAC. Sus ventas siguen aumentando: hasta mayo, se han matriculado 422.000 unidades en todo el mundo, un 19 por ciento más que en el mismo período del año pasado. Sus precios también juegan un importante papel en esta estrategia de crecimiento; los encontrarás en la siguiente tabla.
  1.4 VVT-i 1.6 VVT-i 1.8 VVT-i 2.0 D-4D
Terra 14.300 Euros 15.850 Euros -- 17.450 Euros
Sol -- 17.200 Euros -- 18.800 Euros
T Sport -- -- 25.650 Euros --
La versión más llamativa de la gama también ha recibido modificaciones externas e internas. Ahora cuenta con nuevos deflectores en la zona delantera y trasera, espejos retrovisores de mayor tamaño (es destacable la excelente visibilidad que ofrecen) y, en el habitáculo, posee unos asientos deportivos con los laterales sobredimensionados. Los detalles en rojo, los relojes blancos y las múltiples inserciones en fibra de carbono contribuyen a reforzar su aspecto dinámico.Éste también se beneficia de una suspensión 20 milímetros más baja, que contribuye a aumentar la estabilidad del vehículo. Se han renovado los muelles helicoidales, los amortiguadores, las barras estabilizadoras y los topes de la suspensión. Además, se han adoptado unos amortiguadores de rendimiento –una primicia en el segmento, según Toyota-, que introducen unos puntales sobre las copelas, aumentando así la rigidez del chasis. También se han incluido muelles de rebote dentro de los amortiguadores traseros, que influyen positivamente en la estabilidad. Los que busquen sensaciones no se sentirán defraudados: 192 CV mueven el coche sin problemas en cualquier terreno, aunque donde más se disfruta del buen comportamiento del vehículo es en las carreteras de montaña. El T Sport, con seis marchas y una dirección rápida, se inscribe en las curvas sin problemas, aunque sigue adoleciendo de un tarado de la amortiguación “blando" para un modelo deportivo (especialmente si lo comparamos con el Honda Civic Type R o las versiones FR de Seat). Aun así, conducir este coche resultará una grata experiencia incluso para nuestros oídos; el motor, que sube hasta las 8.000 rpm, regala un sonido muy cercano al de los vehículos de carreras. A tenor de lo observado en nuestra toma de contacto con el nuevo Corolla, el equilibrio sigue siendo la nota dominante en el conjunto. Aplomo suficiente en carretera, un espacio correcto para todos los ocupantes del habitáculo y el buen tacto de todos los mandos (la nota discordante es un cambio algo lento) son sus características principales, con las que se pretende conquistar a 860.000 personas en 2004. Las previsiones para nuestro país son optimistas, ya que la marca espera vender 175.000 unidades este año, de las que 66.000 corresponderán a la nueva versión, ya en los concesionarios. Tendrá duros rivales, ya que se encuadra en un segmento que representa el 30 por ciento del mercado total, pero también cuenta con argumentos a su favor: el Corolla ha sido el primer vehículo no germano que se ha situado entre los tres automóviles mejor considerados por los alemanes, según la encuesta realizada por el club de automovilistas ADAC. Sus ventas siguen aumentando: hasta mayo, se han matriculado 422.000 unidades en todo el mundo, un 19 por ciento más que en el mismo período del año pasado. Sus precios también juegan un importante papel en esta estrategia de crecimiento; los encontrarás en la siguiente tabla.
  1.4 VVT-i 1.6 VVT-i 1.8 VVT-i 2.0 D-4D
Terra 14.300 Euros 15.850 Euros -- 17.450 Euros
Sol -- 17.200 Euros -- 18.800 Euros
T Sport -- -- 25.650 Euros --
La versión más llamativa de la gama también ha recibido modificaciones externas e internas. Ahora cuenta con nuevos deflectores en la zona delantera y trasera, espejos retrovisores de mayor tamaño (es destacable la excelente visibilidad que ofrecen) y, en el habitáculo, posee unos asientos deportivos con los laterales sobredimensionados. Los detalles en rojo, los relojes blancos y las múltiples inserciones en fibra de carbono contribuyen a reforzar su aspecto dinámico.Éste también se beneficia de una suspensión 20 milímetros más baja, que contribuye a aumentar la estabilidad del vehículo. Se han renovado los muelles helicoidales, los amortiguadores, las barras estabilizadoras y los topes de la suspensión. Además, se han adoptado unos amortiguadores de rendimiento –una primicia en el segmento, según Toyota-, que introducen unos puntales sobre las copelas, aumentando así la rigidez del chasis. También se han incluido muelles de rebote dentro de los amortiguadores traseros, que influyen positivamente en la estabilidad. Los que busquen sensaciones no se sentirán defraudados: 192 CV mueven el coche sin problemas en cualquier terreno, aunque donde más se disfruta del buen comportamiento del vehículo es en las carreteras de montaña. El T Sport, con seis marchas y una dirección rápida, se inscribe en las curvas sin problemas, aunque sigue adoleciendo de un tarado de la amortiguación “blando" para un modelo deportivo (especialmente si lo comparamos con el Honda Civic Type R o las versiones FR de Seat). Aun así, conducir este coche resultará una grata experiencia incluso para nuestros oídos; el motor, que sube hasta las 8.000 rpm, regala un sonido muy cercano al de los vehículos de carreras. A tenor de lo observado en nuestra toma de contacto con el nuevo Corolla, el equilibrio sigue siendo la nota dominante en el conjunto. Aplomo suficiente en carretera, un espacio correcto para todos los ocupantes del habitáculo y el buen tacto de todos los mandos (la nota discordante es un cambio algo lento) son sus características principales, con las que se pretende conquistar a 860.000 personas en 2004. Las previsiones para nuestro país son optimistas, ya que la marca espera vender 175.000 unidades este año, de las que 66.000 corresponderán a la nueva versión, ya en los concesionarios. Tendrá duros rivales, ya que se encuadra en un segmento que representa el 30 por ciento del mercado total, pero también cuenta con argumentos a su favor: el Corolla ha sido el primer vehículo no germano que se ha situado entre los tres automóviles mejor considerados por los alemanes, según la encuesta realizada por el club de automovilistas ADAC. Sus ventas siguen aumentando: hasta mayo, se han matriculado 422.000 unidades en todo el mundo, un 19 por ciento más que en el mismo período del año pasado. Sus precios también juegan un importante papel en esta estrategia de crecimiento; los encontrarás en la siguiente tabla.
  1.4 VVT-i 1.6 VVT-i 1.8 VVT-i 2.0 D-4D
Terra 14.300 Euros 15.850 Euros -- 17.450 Euros
Sol -- 17.200 Euros -- 18.800 Euros
T Sport -- -- 25.650 Euros --
La versión más llamativa de la gama también ha recibido modificaciones externas e internas. Ahora cuenta con nuevos deflectores en la zona delantera y trasera, espejos retrovisores de mayor tamaño (es destacable la excelente visibilidad que ofrecen) y, en el habitáculo, posee unos asientos deportivos con los laterales sobredimensionados. Los detalles en rojo, los relojes blancos y las múltiples inserciones en fibra de carbono contribuyen a reforzar su aspecto dinámico.Éste también se beneficia de una suspensión 20 milímetros más baja, que contribuye a aumentar la estabilidad del vehículo. Se han renovado los muelles helicoidales, los amortiguadores, las barras estabilizadoras y los topes de la suspensión. Además, se han adoptado unos amortiguadores de rendimiento –una primicia en el segmento, según Toyota-, que introducen unos puntales sobre las copelas, aumentando así la rigidez del chasis. También se han incluido muelles de rebote dentro de los amortiguadores traseros, que influyen positivamente en la estabilidad. Los que busquen sensaciones no se sentirán defraudados: 192 CV mueven el coche sin problemas en cualquier terreno, aunque donde más se disfruta del buen comportamiento del vehículo es en las carreteras de montaña. El T Sport, con seis marchas y una dirección rápida, se inscribe en las curvas sin problemas, aunque sigue adoleciendo de un tarado de la amortiguación “blando" para un modelo deportivo (especialmente si lo comparamos con el Honda Civic Type R o las versiones FR de Seat). Aun así, conducir este coche resultará una grata experiencia incluso para nuestros oídos; el motor, que sube hasta las 8.000 rpm, regala un sonido muy cercano al de los vehículos de carreras. A tenor de lo observado en nuestra toma de contacto con el nuevo Corolla, el equilibrio sigue siendo la nota dominante en el conjunto. Aplomo suficiente en carretera, un espacio correcto para todos los ocupantes del habitáculo y el buen tacto de todos los mandos (la nota discordante es un cambio algo lento) son sus características principales, con las que se pretende conquistar a 860.000 personas en 2004. Las previsiones para nuestro país son optimistas, ya que la marca espera vender 175.000 unidades este año, de las que 66.000 corresponderán a la nueva versión, ya en los concesionarios. Tendrá duros rivales, ya que se encuadra en un segmento que representa el 30 por ciento del mercado total, pero también cuenta con argumentos a su favor: el Corolla ha sido el primer vehículo no germano que se ha situado entre los tres automóviles mejor considerados por los alemanes, según la encuesta realizada por el club de automovilistas ADAC. Sus ventas siguen aumentando: hasta mayo, se han matriculado 422.000 unidades en todo el mundo, un 19 por ciento más que en el mismo período del año pasado. Sus precios también juegan un importante papel en esta estrategia de crecimiento; los encontrarás en la siguiente tabla.
  1.4 VVT-i 1.6 VVT-i 1.8 VVT-i 2.0 D-4D
Terra 14.300 Euros 15.850 Euros -- 17.450 Euros
Sol -- 17.200 Euros -- 18.800 Euros
T Sport -- -- 25.650 Euros --
La versión más llamativa de la gama también ha recibido modificaciones externas e internas. Ahora cuenta con nuevos deflectores en la zona delantera y trasera, espejos retrovisores de mayor tamaño (es destacable la excelente visibilidad que ofrecen) y, en el habitáculo, posee unos asientos deportivos con los laterales sobredimensionados. Los detalles en rojo, los relojes blancos y las múltiples inserciones en fibra de carbono contribuyen a reforzar su aspecto dinámico.Éste también se beneficia de una suspensión 20 milímetros más baja, que contribuye a aumentar la estabilidad del vehículo. Se han renovado los muelles helicoidales, los amortiguadores, las barras estabilizadoras y los topes de la suspensión. Además, se han adoptado unos amortiguadores de rendimiento –una primicia en el segmento, según Toyota-, que introducen unos puntales sobre las copelas, aumentando así la rigidez del chasis. También se han incluido muelles de rebote dentro de los amortiguadores traseros, que influyen positivamente en la estabilidad. Los que busquen sensaciones no se sentirán defraudados: 192 CV mueven el coche sin problemas en cualquier terreno, aunque donde más se disfruta del buen comportamiento del vehículo es en las carreteras de montaña. El T Sport, con seis marchas y una dirección rápida, se inscribe en las curvas sin problemas, aunque sigue adoleciendo de un tarado de la amortiguación “blando" para un modelo deportivo (especialmente si lo comparamos con el Honda Civic Type R o las versiones FR de Seat). Aun así, conducir este coche resultará una grata experiencia incluso para nuestros oídos; el motor, que sube hasta las 8.000 rpm, regala un sonido muy cercano al de los vehículos de carreras. A tenor de lo observado en nuestra toma de contacto con el nuevo Corolla, el equilibrio sigue siendo la nota dominante en el conjunto. Aplomo suficiente en carretera, un espacio correcto para todos los ocupantes del habitáculo y el buen tacto de todos los mandos (la nota discordante es un cambio algo lento) son sus características principales, con las que se pretende conquistar a 860.000 personas en 2004. Las previsiones para nuestro país son optimistas, ya que la marca espera vender 175.000 unidades este año, de las que 66.000 corresponderán a la nueva versión, ya en los concesionarios. Tendrá duros rivales, ya que se encuadra en un segmento que representa el 30 por ciento del mercado total, pero también cuenta con argumentos a su favor: el Corolla ha sido el primer vehículo no germano que se ha situado entre los tres automóviles mejor considerados por los alemanes, según la encuesta realizada por el club de automovilistas ADAC. Sus ventas siguen aumentando: hasta mayo, se han matriculado 422.000 unidades en todo el mundo, un 19 por ciento más que en el mismo período del año pasado. Sus precios también juegan un importante papel en esta estrategia de crecimiento; los encontrarás en la siguiente tabla.
  1.4 VVT-i 1.6 VVT-i 1.8 VVT-i 2.0 D-4D
Terra 14.300 Euros 15.850 Euros -- 17.450 Euros
Sol -- 17.200 Euros -- 18.800 Euros
T Sport -- -- 25.650 Euros --
La versión más llamativa de la gama también ha recibido modificaciones externas e internas. Ahora cuenta con nuevos deflectores en la zona delantera y trasera, espejos retrovisores de mayor tamaño (es destacable la excelente visibilidad que ofrecen) y, en el habitáculo, posee unos asientos deportivos con los laterales sobredimensionados. Los detalles en rojo, los relojes blancos y las múltiples inserciones en fibra de carbono contribuyen a reforzar su aspecto dinámico.Éste también se beneficia de una suspensión 20 milímetros más baja, que contribuye a aumentar la estabilidad del vehículo. Se han renovado los muelles helicoidales, los amortiguadores, las barras estabilizadoras y los topes de la suspensión. Además, se han adoptado unos amortiguadores de rendimiento –una primicia en el segmento, según Toyota-, que introducen unos puntales sobre las copelas, aumentando así la rigidez del chasis. También se han incluido muelles de rebote dentro de los amortiguadores traseros, que influyen positivamente en la estabilidad. Los que busquen sensaciones no se sentirán defraudados: 192 CV mueven el coche sin problemas en cualquier terreno, aunque donde más se disfruta del buen comportamiento del vehículo es en las carreteras de montaña. El T Sport, con seis marchas y una dirección rápida, se inscribe en las curvas sin problemas, aunque sigue adoleciendo de un tarado de la amortiguación “blando" para un modelo deportivo (especialmente si lo comparamos con el Honda Civic Type R o las versiones FR de Seat). Aun así, conducir este coche resultará una grata experiencia incluso para nuestros oídos; el motor, que sube hasta las 8.000 rpm, regala un sonido muy cercano al de los vehículos de carreras. A tenor de lo observado en nuestra toma de contacto con el nuevo Corolla, el equilibrio sigue siendo la nota dominante en el conjunto. Aplomo suficiente en carretera, un espacio correcto para todos los ocupantes del habitáculo y el buen tacto de todos los mandos (la nota discordante es un cambio algo lento) son sus características principales, con las que se pretende conquistar a 860.000 personas en 2004. Las previsiones para nuestro país son optimistas, ya que la marca espera vender 175.000 unidades este año, de las que 66.000 corresponderán a la nueva versión, ya en los concesionarios. Tendrá duros rivales, ya que se encuadra en un segmento que representa el 30 por ciento del mercado total, pero también cuenta con argumentos a su favor: el Corolla ha sido el primer vehículo no germano que se ha situado entre los tres automóviles mejor considerados por los alemanes, según la encuesta realizada por el club de automovilistas ADAC. Sus ventas siguen aumentando: hasta mayo, se han matriculado 422.000 unidades en todo el mundo, un 19 por ciento más que en el mismo período del año pasado. Sus precios también juegan un importante papel en esta estrategia de crecimiento; los encontrarás en la siguiente tabla.
  1.4 VVT-i 1.6 VVT-i 1.8 VVT-i 2.0 D-4D
Terra 14.300 Euros 15.850 Euros -- 17.450 Euros
Sol -- 17.200 Euros -- 18.800 Euros
T Sport -- -- 25.650 Euros --
La versión más llamativa de la gama también ha recibido modificaciones externas e internas. Ahora cuenta con nuevos deflectores en la zona delantera y trasera, espejos retrovisores de mayor tamaño (es destacable la excelente visibilidad que ofrecen) y, en el habitáculo, posee unos asientos deportivos con los laterales sobredimensionados. Los detalles en rojo, los relojes blancos y las múltiples inserciones en fibra de carbono contribuyen a reforzar su aspecto dinámico.Éste también se beneficia de una suspensión 20 milímetros más baja, que contribuye a aumentar la estabilidad del vehículo. Se han renovado los muelles helicoidales, los amortiguadores, las barras estabilizadoras y los topes de la suspensión. Además, se han adoptado unos amortiguadores de rendimiento –una primicia en el segmento, según Toyota-, que introducen unos puntales sobre las copelas, aumentando así la rigidez del chasis. También se han incluido muelles de rebote dentro de los amortiguadores traseros, que influyen positivamente en la estabilidad. Los que busquen sensaciones no se sentirán defraudados: 192 CV mueven el coche sin problemas en cualquier terreno, aunque donde más se disfruta del buen comportamiento del vehículo es en las carreteras de montaña. El T Sport, con seis marchas y una dirección rápida, se inscribe en las curvas sin problemas, aunque sigue adoleciendo de un tarado de la amortiguación “blando" para un modelo deportivo (especialmente si lo comparamos con el Honda Civic Type R o las versiones FR de Seat). Aun así, conducir este coche resultará una grata experiencia incluso para nuestros oídos; el motor, que sube hasta las 8.000 rpm, regala un sonido muy cercano al de los vehículos de carreras. A tenor de lo observado en nuestra toma de contacto con el nuevo Corolla, el equilibrio sigue siendo la nota dominante en el conjunto. Aplomo suficiente en carretera, un espacio correcto para todos los ocupantes del habitáculo y el buen tacto de todos los mandos (la nota discordante es un cambio algo lento) son sus características principales, con las que se pretende conquistar a 860.000 personas en 2004. Las previsiones para nuestro país son optimistas, ya que la marca espera vender 175.000 unidades este año, de las que 66.000 corresponderán a la nueva versión, ya en los concesionarios. Tendrá duros rivales, ya que se encuadra en un segmento que representa el 30 por ciento del mercado total, pero también cuenta con argumentos a su favor: el Corolla ha sido el primer vehículo no germano que se ha situado entre los tres automóviles mejor considerados por los alemanes, según la encuesta realizada por el club de automovilistas ADAC. Sus ventas siguen aumentando: hasta mayo, se han matriculado 422.000 unidades en todo el mundo, un 19 por ciento más que en el mismo período del año pasado. Sus precios también juegan un importante papel en esta estrategia de crecimiento; los encontrarás en la siguiente tabla.
  1.4 VVT-i 1.6 VVT-i 1.8 VVT-i 2.0 D-4D
Terra 14.300 Euros 15.850 Euros -- 17.450 Euros
Sol -- 17.200 Euros -- 18.800 Euros
T Sport -- -- 25.650 Euros --
La versión más llamativa de la gama también ha recibido modificaciones externas e internas. Ahora cuenta con nuevos deflectores en la zona delantera y trasera, espejos retrovisores de mayor tamaño (es destacable la excelente visibilidad que ofrecen) y, en el habitáculo, posee unos asientos deportivos con los laterales sobredimensionados. Los detalles en rojo, los relojes blancos y las múltiples inserciones en fibra de carbono contribuyen a reforzar su aspecto dinámico.Éste también se beneficia de una suspensión 20 milímetros más baja, que contribuye a aumentar la estabilidad del vehículo. Se han renovado los muelles helicoidales, los amortiguadores, las barras estabilizadoras y los topes de la suspensión. Además, se han adoptado unos amortiguadores de rendimiento –una primicia en el segmento, según Toyota-, que introducen unos puntales sobre las copelas, aumentando así la rigidez del chasis. También se han incluido muelles de rebote dentro de los amortiguadores traseros, que influyen positivamente en la estabilidad. Los que busquen sensaciones no se sentirán defraudados: 192 CV mueven el coche sin problemas en cualquier terreno, aunque donde más se disfruta del buen comportamiento del vehículo es en las carreteras de montaña. El T Sport, con seis marchas y una dirección rápida, se inscribe en las curvas sin problemas, aunque sigue adoleciendo de un tarado de la amortiguación “blando" para un modelo deportivo (especialmente si lo comparamos con el Honda Civic Type R o las versiones FR de Seat). Aun así, conducir este coche resultará una grata experiencia incluso para nuestros oídos; el motor, que sube hasta las 8.000 rpm, regala un sonido muy cercano al de los vehículos de carreras. A tenor de lo observado en nuestra toma de contacto con el nuevo Corolla, el equilibrio sigue siendo la nota dominante en el conjunto. Aplomo suficiente en carretera, un espacio correcto para todos los ocupantes del habitáculo y el buen tacto de todos los mandos (la nota discordante es un cambio algo lento) son sus características principales, con las que se pretende conquistar a 860.000 personas en 2004. Las previsiones para nuestro país son optimistas, ya que la marca espera vender 175.000 unidades este año, de las que 66.000 corresponderán a la nueva versión, ya en los concesionarios. Tendrá duros rivales, ya que se encuadra en un segmento que representa el 30 por ciento del mercado total, pero también cuenta con argumentos a su favor: el Corolla ha sido el primer vehículo no germano que se ha situado entre los tres automóviles mejor considerados por los alemanes, según la encuesta realizada por el club de automovilistas ADAC. Sus ventas siguen aumentando: hasta mayo, se han matriculado 422.000 unidades en todo el mundo, un 19 por ciento más que en el mismo período del año pasado. Sus precios también juegan un importante papel en esta estrategia de crecimiento; los encontrarás en la siguiente tabla.
  1.4 VVT-i 1.6 VVT-i 1.8 VVT-i 2.0 D-4D
Terra 14.300 Euros 15.850 Euros -- 17.450 Euros
Sol -- 17.200 Euros -- 18.800 Euros
T Sport -- -- 25.650 Euros --
La versión más llamativa de la gama también ha recibido modificaciones externas e internas. Ahora cuenta con nuevos deflectores en la zona delantera y trasera, espejos retrovisores de mayor tamaño (es destacable la excelente visibilidad que ofrecen) y, en el habitáculo, posee unos asientos deportivos con los laterales sobredimensionados. Los detalles en rojo, los relojes blancos y las múltiples inserciones en fibra de carbono contribuyen a reforzar su aspecto dinámico.Éste también se beneficia de una suspensión 20 milímetros más baja, que contribuye a aumentar la estabilidad del vehículo. Se han renovado los muelles helicoidales, los amortiguadores, las barras estabilizadoras y los topes de la suspensión. Además, se han adoptado unos amortiguadores de rendimiento –una primicia en el segmento, según Toyota-, que introducen unos puntales sobre las copelas, aumentando así la rigidez del chasis. También se han incluido muelles de rebote dentro de los amortiguadores traseros, que influyen positivamente en la estabilidad. Los que busquen sensaciones no se sentirán defraudados: 192 CV mueven el coche sin problemas en cualquier terreno, aunque donde más se disfruta del buen comportamiento del vehículo es en las carreteras de montaña. El T Sport, con seis marchas y una dirección rápida, se inscribe en las curvas sin problemas, aunque sigue adoleciendo de un tarado de la amortiguación “blando" para un modelo deportivo (especialmente si lo comparamos con el Honda Civic Type R o las versiones FR de Seat). Aun así, conducir este coche resultará una grata experiencia incluso para nuestros oídos; el motor, que sube hasta las 8.000 rpm, regala un sonido muy cercano al de los vehículos de carreras. A tenor de lo observado en nuestra toma de contacto con el nuevo Corolla, el equilibrio sigue siendo la nota dominante en el conjunto. Aplomo suficiente en carretera, un espacio correcto para todos los ocupantes del habitáculo y el buen tacto de todos los mandos (la nota discordante es un cambio algo lento) son sus características principales, con las que se pretende conquistar a 860.000 personas en 2004. Las previsiones para nuestro país son optimistas, ya que la marca espera vender 175.000 unidades este año, de las que 66.000 corresponderán a la nueva versión, ya en los concesionarios. Tendrá duros rivales, ya que se encuadra en un segmento que representa el 30 por ciento del mercado total, pero también cuenta con argumentos a su favor: el Corolla ha sido el primer vehículo no germano que se ha situado entre los tres automóviles mejor considerados por los alemanes, según la encuesta realizada por el club de automovilistas ADAC. Sus ventas siguen aumentando: hasta mayo, se han matriculado 422.000 unidades en todo el mundo, un 19 por ciento más que en el mismo período del año pasado. Sus precios también juegan un importante papel en esta estrategia de crecimiento; los encontrarás en la siguiente tabla.
  1.4 VVT-i 1.6 VVT-i 1.8 VVT-i 2.0 D-4D
Terra 14.300 Euros 15.850 Euros -- 17.450 Euros
Sol -- 17.200 Euros -- 18.800 Euros
T Sport -- -- 25.650 Euros --