Nuevo plan de ahorro de energía

Este viernes, el Consejo de Ministros aprobará el nuevo Plan de Eficiencia Energética, un ambicioso programa que pretende reducir en un 8,5 por ciento el consumo de energía primaria antes de tres años. Esto supondrá un recorte del 20 por ciento en nuestro consumo de petróleo.

En este apartado, los técnicos del IDAE reconocen que el nuevo PEIT (Plan Estratégico de Infraestructuras de Transporte), que está a punto de ser aprobado, no tiene muy en cuenta las consideraciones de eficiencia energética, pues apuesta más por la creación de más carreteras que, a la larga, contribuyen a incrementar el consumo.El proyecto que estudia el Gobierno tiene un apartado especial para los coches y los automovilistas. Por un lado, propone la implantación de un nuevo Plan Prever que dé más dinero a los que vayan a comprar un coche más eficiente en términos energéticos y menos a los que compren uno más contaminante.En este sentido, se propone el fomento del desarrollo, la producción, la venta y la compra de vehículos más limpios y de tecnologías ecológicas. Se señala también que las comunidades autónomas tendrán capacidad financiera para subvencionar la compra de estos automóviles más limpios.Además, se plantea la necesidad de hacer obligatoria la etiqueta verde de los coches, una información que los concesionarios dan voluntariamente sobre el rendimiento energético del coche.

Y, por último, se plantea una serie de acciones conjuntas con la DGT para fomentar el respeto estricto a los límites de velocidad. En el IDAE creen que no es necesario bajarlos para reducir consumos y emisiones, pero sí respetarlos. Javier García Breva, director general del Instituto para la Diversificación y Ahorro de Energía, IDAE, ha anunciado esta mañana en Madrid que el Gobierno está a punto de aprobar un nuevo Plan de Eficiencia Energética. Este nuevo marco legal, en cuya elaboración ha tomado parte activa el IDAE junto con otros organismos y ministerios, supondrá la aplicación definitiva en nuestro país de las normativas europeas definidas dentro del programa Euro IV de reducción de las emisiones contaminantes y del consumo energético.
Según García Breva, el objetivo que se ha fijado el Gobierno pasa por lograr una reducción del 8,5 por ciento en el consumo de energía primaria de España, lo que implica fuertes reducciones del consumo de combustible en el transporte, sobre todo el privado. Tras la aplicación de la nueva normativa, nuestro país deberá ser capaz de reducir en un 20 por ciento su consumo de petróleo.García Breva, que ha hecho este anuncio dentro de la primera Jornada Hispano-Británica de Reducción de Emisiones en el Transporte, organizada por el IDAE y la Embajada Británica en España, ha anunciado también la llegada de un nuevo Plan de Energías Renovables que permitirá que se cumplan los objetivos fijados por la Unión Europea: un 12 por ciento de la energía consumida en 2010 deberá ser renovable.Con todo, el más importante de los anuncios hechos por García Breva es el primero, el que habla de un nuevo Plan de Eficiencia Energética. Para detallarlo, tomó parte en la conferencia Juan Antonio Alonso, Director de Ahorro y Eficiencia Energética del IDAE. Alonso explicó que este nuevo plan servirá para concretar las políticas del programa Euro IV, que habían sido trasladadas a España por una ley del año 2003 pero que nunca habían sido concretadas. Alonso señala que el Gobierno va a aprobar un ambicioso proyecto que reducirá en un 7,2 por ciento el consumo total de energía. Dentro de este descenso, la energía primaria habrá reducido su consumo en un 8,6 por ciento y la energía total, en un 7,2 por ciento.
Dentro de estos ahorros, el transporte tiene que hacer el mayor esfuerzo. Así, el gasto de combustible deberá reducirse en un 9,1 por ciento de aquí a 2012. Para entonces, el ahorro de petróleo será del 20 por ciento.

El nuevo plan también contribuirá a cumplir con los objetivos del Protocolo de Kioto, en especial con el Plan Nacional de Asignaciones, que reparte los derechos de contaminación en España.

En España, en 2003, el transporte por carretera consumió un 80,3 por ciento del consumo total de energía. Además, la mitad de ese consumo se fue directamente al transporte privado, una modalidad que no deja de crecer alentada por las mejores infraestructuras y el incremento y la mejora del parque móvil.
Esto quiere decir que el 15 por ciento de toda la energía de España se quema en los motores de los coches particulares. Y es necesario tener en cuenta que el 99 por ciento de esta energía consumida en el transporte proviene del petróleo, una materia prima que tenemos que importar en un 65 por ciento de los casos. Pero no sólo se trata de consumir menos, sino de consumir mejor y contaminar menos. Por eso, el programa que va a aprobar el Gobierno plantea una reducción de las emisiones de CO2 de 35 millones de toneladas para 2012.Además de un presupuesto de 1.000 millones de euros con un apartado de ayudas de 128 millones de euros, el Gobierno aprueba determinadas medidas concretas que deberán contribuir a reducir el consumo y la contaminación.
En las ciudades, donde se concentra el 40 por ciento del gasto energético, se llevarán a cabo las acciones más llamativas. El Ejecutivo pone las bases para la creación de una Ley de Movilidad, que obligará a las ciudades de más de 100.000 habitantes (hay 55 en España) a redactar normativas de movilidad sostenible y eficiente para sus cascos urbanos. Además, dentro de esta ley se piensa en obligar a todas las medianas y grandes empresas a contar con planes de movilidad para facilitar el acceso de todos sus trabajadores a sus instalaciones de una manera segura, eficaz y lo más limpia posible.

Otro paquete de medidas afecta al transporte por carretera. En este apartado, se instrumentarán acciones para fomentar el uso de los transportes públicos, especialmente autobuses y trenes, pero también se habla de incrementar el uso del transporte marítimo. También se plantea la mejora de las infraestructuras de transporte con la creación de redes de intercambiadores y centros logísticos.