Nuevo máximo del gasóleo

El petróleo sigue marcando récords y arrastrando con él al precio de los carburantes, que está en los niveles más altos de su historia. El importe medio del gasóleo ha subido 0,9 céntimos de euro en sólo seis días, según los datos que comunican las gasolineras al Ministerio de Industria.

El coste del carburante ha alcanzado un nuevo máximo histórico. El precio medio del gasóleo se ha incrementado 0,9 céntimos de euro por litro desde el 1 de octubre, mientras que el de las gasolinas ha aumentado 0,5 céntimos. Así, el actual importe del combustible es de 81,9 céntimos de euro/litro para el gasóleo y de 85,2 para el Nuevo Gasóleo A. En el caso de las gasolinas, el coste se sitúa en 91,7 céntimos, 1 euro y 98,9 céntimos para la sin plomo de 95 octanos, la sin plomo de 98 y la súper de 97, respectivamente. Al parecer, las gasolineras y las operadoras están trasladando de forma más rápida de lo normal las alzas registradas por el crudo en los mercados internacionales.

La situación es especialmente preocupante en Europa, ya que el invierno se acerca y en esta época sube la demanda del gasóleo de calefacción. Además, el Viejo Continente es deficitario en este combustible.Ante esta situación, las asociaciones de agricultores ASAJA, COAG y UPA han exigido al Ejecutivo una reunión urgente con el Ministerio de Agricultura o con el de Economía, con el fin de analizar la crisis que sufre el sector, debido al aumento en el precio del carburante.El importe del gasóleo agrícola ha superado los 52 céntimos por litro que alcanzó en abril de 2000, año en el que se adoptaron medidas para compensar los efectos del incremento; en las gasolineras, su coste es de 53 céntimos.Las entidades denuncian que, por el momento, no se ha visto “la más mínima voluntad política para atajar el problema". Como posible solución, ASAJA aboga por una reducción fiscal. Con esta disposición, se haría frente a la pérdida de renta que sufre el segmento, que no puede repercutir las subidas del carburante en los precios de sus productos. Según el secretario general de COAG, Miguel López, “el 33 por ciento del importe del gasóleo agrícola son impuestos". Asimismo, ha recordado que este combustible es “única y exclusivamente un gasóleo específico para mantener en funcionamiento nuestras herramientas de trabajo".Por su parte, la UPA ha advertido al Gobierno que, si en octubre no se toman medidas para evitar la escalada de precios de este carburante, habrá movilizaciones. Por su parte, el Ministerio de Agricultura ha rechazado poner en marcha un sistema fiscal propio para el sector, ya que puede provocar “un aumento de la presión fiscal y una mayor opacidad", según el secretario general del Departamento, Fernando Moraleda. Éste se mostró partidario de identificar problemas concretos y darles solución. También anunció que la responsable del gabinete, Elena Espinosa, se reunirá con las organizaciones profesionales para estudiar cuál será la actuación del Gobierno.La situación internacional no ha variado en los últimos días: existe un ajustado nivel de la oferta frente a la demanda en los mercados petrolíferos y hay un creciente temor ante las posibles interrupciones de suministro por parte de Irak y Nigeria, debido a su inestable condición política. A estos factores se suma la reducción de la actividad petrolera en el Golfo de México, ya que la industria no se ha recuperado totalmente tras el paso del huracán “Iván". Habrá que esperar entre 45 y 90 días antes de que las operaciones en la zona recobren la normalidad, según los directivos del sector.

Estos factores han llevado el valor de los barriles de crudo hasta cotas nunca vistas. El petróleo Brent, de referencia en Europa, cerró ayer a 47,4 dólares/barril (1 dólar=0,81 euros; 1 barril=159 litros), mientras que el Texas, de referencia en Estados Unidos, alcanzó un importe de 52 dólares, tras un alza de 0,93 centavos respecto a la sesión anterior. Las subidas se han registrado pese al incremento de 1,1 millones de barriles que han experimentado las reservas de crudo en EEUU. Sin embargo, son un 4,4 por ciento inferiores a las existentes el 1 de octubre de 2003.

Los analistas creen que continuará la presión de los precios al alza, pues los 11 miembros que configuran la OPEP (Organización de Países exportadores de Petróleo) están produciendo a su mayor nivel en los últimos 25 años. Ya han alcanzado un bombeo de 30,9 millones de barriles diarios, gracias al aumento en la manufactura de Irak y al esfuerzo del resto de los socios, que han llegado, prácticamente, al límite de su capacidad de extracción. Esto tensa aún más la situación en el mercado, ya que la entidad carece de margen de maniobra para producir barriles adicionales si, como pronostican los expertos, sube la demanda en los próximos meses. Ésta podría aumentar un 3,3 por ciento respecto a 2003, aunque se reduciría en 2005, debido a una posible rebaja del crecimiento económico mundial.El crudo también se está encareciendo por la falta de capacidad de refino en las naciones industrializadas y, especialmente, en Estados Unidos. Los “cuellos de botella" en la elaboración de productos derivados del petróleo hacen temer una escasez de los mismos este invierno.La agencia de noticias de la OPEP ha querido mandar un mensaje tranquilizador, asegurando que no existen problemas de abastecimiento, ya que el suministro real supera el consumo y no hay síntomas de escasez. Sin embargo, también ha señalado que la escalada de precios del mercado no va a ser corregida a la baja en breve. Así lo señalan expertos estadounidenses, quienes han calculado que el importe medio del barril de crudo Texas no bajará de los 40 dólares hasta finales de 2005.

Los mejores vídeos