Nuevo Ford Focus

Era uno de los más esperados y ya se estaba haciendo de rogar. Por fin, uno de los compactos más populares del segmento y uno de los más vendidos en el Viejo Continente ya tiene sucesor. No cambia su nombre ni su ADN, pero estamos ante un nuevo coche, un nuevo Focus.

Nuevo Ford Focus
Nuevo Ford Focus

La gama de motores del nuevo Focus introduce tres novedades respecto al modelo que se vende en la actualidad. Debuta un 1.6 de 115 CV y 15,8 mkg de par. Cuenta con distribución variable de doble árbol de levas independiente que aumenta, en palabras de los ingenieros de Ford, el rendimiento y la potencia y logra un ahorro de combustible respecto al bloque del que proviene, que es el 1.6 de 100 CV y que todavía permanecerá en la gama.También son primicia en este modelo los dos Diesel TDCI de última generación, el 1.6 de 109 CV y el 2.0 de 136, que ya son conocidos en el C-Max y en otros automóviles del grupo o de PSA (Peugeot-Citroën).El resto de motorizaciones son ya conocidas por los aficionados al motor. Se trata del 1.6 de 100 CV y el 2.0 de 145 CV, ambos de gasolina. Las cajas de cambios automáticas tienen mayor importancia en la gama, ya que se ofrecen, como opción, dos. La primera de ellas es la ya conocida Durashift automática de cuatro velocidades, mientras que la segunda es la nueva transmisión variable continua Durashift CVT, que ofrece la posibilidad al usuario de conducir en modo autómatico o manual con siete relaciones. Desarrollada conjuntamente por Ford y ZF, se anuncia que proporciona un ahorro del cinco por ciento en el consumo respecto a otras transmisiones automáticas de generaciones previas. A su vez, los cambios manuales serán de cinco o seis velocidades, en función del motor al que vayan asociados. El salto tecnológico llega hasta las opciones. Se estrenan, bajo el pago de un sobreprecio, la apertura sin llaves, los faros adaptativos (con halógenos para abaratar su coste), le tecnología Bluetooth, el control de los mandos por la voz, el parabrisas termorreflectante (que reduce el nivel de radiación solar hasta cinco veces) y sistemas de DVD o videojuegos. Finalmente, el interior sigue la tendencia iniciada por el Mondeo y el C-Max, con un salpicadero con aspecto metálico y con los mandos perfectamente agrupados. Por las fotos, se ve que el diseño no es rompedor y lo que predomina es un aumento de la calidad visual.