Nuevo carné de conducir: no hay acuerdo en Europa

La oposición de Alemania, Francia, Polonia y Austria, mantiene bloqueada la aprobación del nuevo modelo único para el permiso de conducir que sería válido para los 25 Estados miembros de la Unión Europea (UE).

Los diferentes ministros europeos de Transportes no llegan al acuerdo que permitiría, a los 25 estados miembros de la UE, disfrutar de un modelo único para el permiso de conducción.De ese modo, debido a la oposición de Alemania, Francia, Polonia y Austria, el nuevo carné –en plástico y con forma de tarjeta de crédito, que debería estar totalmente operativo en un plazo de seis años, no acaba de contentar a todos los países miembros.El ministro alemán Wolfgang Tiefensee, insistió en las dificultades técnicas que entraña cambiar los sistemas de emisión actuales para elaborar dicho modelo único. Y añadió, además, que este cambio “supondría un coste muy elevado y unas enormes cargas administrativas".La intervención, apoyada por Francia, Polonia y Austria, insiste también en que se debería ampliar el plazo de seis años para evitar problemas de comprensión por parte de la población. Como consecuencia de todo ello, la presidencia británica de turno de la UE resolvió aplazar el debate.Y es que uno de los principales problemas viene de países, como es el caso de Alemania y Francia, donde los permisos de conducir son válidos durante toda la vida y no hay que renovarlos periódicamente. Aun así, y pese a haberles concedido la excepción de que este cambio no afecte a sus permisos de conducir ya existentes –ni deberían ser cambiados al modelo de tarjeta de plástico ni sería obligatoria su renovación-, ahora argumentan el alto coste que supone producir las nuevas licencias.Por su parte, Polonia, que no utiliza en sus permisos el policarbonato como obligaría la norma, también se ha sumado a la oposición junto con Austria.