Nueva Clase M de Mercedes

Más tecnológico que nunca y tan señorial como siempre. La nueva Clase M viene “armada" de las últimas innovaciones de Mercedes para plantar cara a los todo terreno más lujosos del mercado.

Nueva Clase M de Mercedes
Nueva Clase M de Mercedes

Se ha hecho esperar (la anterior versión lleva ya siete años en el mercado), pero ha merecido la pena. Mercedes ha renovado completamente su Clase M. No sólo es más grande, también está mejor equipado y se encuentra más preparada para circular fuera y dentro del asfalto.Los motores son nuevos, se han mejorado muchos apartados mecánicos y se apuesta por la tecnología más vanguardista, como el sistema de seguridad “Pre-Safe", capaz de adaptar el coche ante un inevitable accidente. El Clase M se había quedado pequeño ante sus rivales, mucho más grandes. Así, crece en todas sus dimensiones: en comparación con el anterior modelo, es 150 mm más largo, 71 mm más ancho y 9 mm más bajo. La distancia entre ejes también aumenta (en 95 mm) hasta alcanzar los 2.915 mm. Presenta una configuración de cinco plazas, pero también permite (como opción) añadir dos asientos adicionales para los niños; igual que hace el Volvo XC90.

Longitud: 4,73 metros
Anchura: 1,90 metros
Altura: 1,80 metros
Su maletero tendrá una capacidad de 700 litros que se podrá ampliar si abatimos los asientos. Cierto que es más grande y con mayor vocación familiar, pero esta nueva generación también resulta más deportiva. Sólo hace falta echarle un vistazo: el primer montante y el parabrisas están más inclinados, la línea de la cintura queda más alta y se ha aumentado el tamaño de los pasos de rueda. Con estas pequeñas modificaciones, se consigue mejorar su coeficiente aerodinámico. Tampoco han sido conservadores con las mecánicas. La nueva Clase M contará con cuatro motores distintos; dos de ellos –los Diesel- son completamente nuevos.En gasóleo, encontramos el ML280 CDI, que incorpora una mecánica de 190 CV, y el ML320 CDI, un seis cilindros en V de 224 CV de potencia. La gama de gasolina está compuesta por el ML350, que lleva un V6 de 272 CV, y el ML500, que ahora rinde 306 CV.Todos estos propulsores irán unidos a la caja de cambios automática de siete marchas: el 7G-Tronic. Se trata de una vieja conocida dentro de la familia Mercedes, ya que –según defienden- logra “una selección inteligente" de la marcha adecuada, con lo que se extrae el máximo potencial del motor y se ahorra combustible. Ahora, como novedad, también se pueden accionar las marchas electrónicamente a través de un mando en la caña del volante, una técnica que han bautizado como “Direct Select". Se ha pasado a un chasis autoportante, que sustituye al de largueros. Además, se ha mejorado el 4ETS, el sistema de tracción, que, ahora, presenta ayudas para los descensos, arrancadas en pendientes y un ABS apto para todo tipo de terrenos. El comprador podrá elegir entre dos configuraciones de sistema de tracción: con reductora tradicional o con una reductora de dos etapas que consigue repartir el par entre un eje y otro en un 100 por 100. También es novedad la suspensión neumática “Airmatic" (de serie junto al sistema de amortiguación adaptativa), que se controla de forma completamente electrónica. No sólo se ha aumentado su capacidad off-road. Ahora, el nuevo Clase M es más cómodo. Incorpora dobles paralelogramos deformables en las ruedas delanteras y ejes multibrazo en las traseras que, según aseguran, permiten una precisión de guiado como la que Mercedes consigue con sus berlinas. Climatizador multizona, faros de xenón con iluminación en curva, sistema de información, ayuda al aparcamiento... son parte de su equipamiento. Las llantas de aleación también serán de serie, con neumáticos 235/65 R17 (en los modelos con motor V6) y 255/55 R 19 (en los V8). La carrocería autoportante ya es, de por sí, un “extra" en seguridad, porque permite más deformación de la chapa en caso de golpe. Además, incorpora un amplio conjunto de airbags (adaptativos para el conductor y el acompañante, laterales en las plazas delanteras y de cortina en las ventanillas). Tambíen se estrenan nuevos reposacabezas activos Neck-Pro. Sin embargo, la máxima novedad sólo se ofrece como opción. Es el sistema PRE-SAFE.

Mercedes asegura que, "en dos de cada tres accidentes, pasa un intervalo relativamente largo entre el reconocimiento de una inminente colisión y el choque en sí". Por eso, ha querido ganar esos segundos de oro y ha desarrollado el "PRE-SAFE". Mediante los sensores que ponen en marcha el control de estabilidad y los aplicados al servofreno de emergencia, este sistema es capaz de detectar una situación crítica o una colisión inminente. Así, antes de que se produzca el impacto, tensa el cinturón de seguridad del conductor y el acompañante y sitúa los asientos (que tienen regulación eléctrica) en la posición más adecuada, además cierra automáticamente el techo corredizo cuando se produce un trompo.