No hay avances sobre el convenio en VW Navarra

Las negociaciones sobre el convenio colectivo en Volkswagen Navarra siguen en punto muerto. Ayer, la dirección y los sindicatos fueron incapaces de llegar a un acuerdo, a pesar de la propuesta presentada por los responsables de la empresa.

La propuesta sobre el convenio colectivo presentada ayer por la dirección de Volkswagen Navarra “mejora las condiciones acordadas hasta la fecha en todas las fábricas de automóviles de Europa occidental", según afirma la empresa. Sin embargo, los representantes de los trabajadores se mantienen en los mismos términos que recogía el texto mostrado el 12 de septiembre, “a pesar de que, en ese momento, los responsables de la compañía ya manifestaron que las aspiraciones eran completamente inalcanzables", según señalan los directivos.VW propone una bolsa al alza y a la baja de 15 días para los años normales y de 20 días para los ejercicios de lanzamiento (o en el caso de que la planta navarra obtenga en exclusividad la fabricación del sustituto del Polo). Si hubiera que reducir el número de jornadas trabajadas, se aplicaría un ERE.Los empleados han recordado que estas bolsas se contabilizarían sobre 205 días anuales, lo que “sigue planteando mantener las actuales tablas salariales para 2005 y una subida igual al IPC del año anterior para el resto de los ejercicios. Además, las medidas de ahorro propuestas por la Dirección en reuniones anteriores quedan condicionadas a su aceptación por los sindicatos", han añadido.Lo cierto es que la situación comienza a enquistarse y los responsables políticos ya han pedido colaboración a ambas partes. Francisco Iribarren, consejero de Economía y Hacienda del Gobierno Foral, ha indicado que “el proceso de negociación ya está durando demasiado, por lo que dirección y sindicatos deberían hacer un esfuerzo por llegar a un acuerdo. La situación es preocupante, ya que tendríamos que lanzar mensajes positivos hacia Alemania, diciendo que somos capaces de dar tranquilidad y estabilidad a la producción en el futuro", ha añadido.

Por su parte, Juan Antonio Cabrero, de UGT, ha apelado a la responsabilidad de las partes para que puedan alcanzar un pacto lo antes posible. En el mismo sentido se ha pronunciado José María Molinero, de CCOO, añadiendo que “la representación sindical está poniendo de su parte todo lo posible para apoyar el convenio". También ha manifestado que los representantes de los trabajadores están pidiendo garantías y quieren saber cuál es el futuro de la planta: “es muy difícil hacer movimientos cuando se desconoce qué producción va a haber en 2006 y 2007. Si la dirección nos dice que el año que viene vendrán 60.000 ó 70.000 unidades más a Pamplona, no habrá problemas para llegar a un acuerdo en materia de flexibilidad", ha añadido. El comité de empresa también ha indicado que los responsables de la compañía convocaron otra reunión para tratar sobre el calendario laboral de 2006. Se ha planteado que los días 2, 3, 4, y 5 de enero sean Jornadas Industriales, “argumentando unas reformas que es necesario realizar en la nave de pintura por cambios en el proceso". Además, el próximo 7 de diciembre será laborable a todos los efectos –en lugar de asociarse al puente de la Constitución-, debido a un incremento en el programa de producción: el mercado japonés ha solicitado 600 coches. Según Volkswagen, “es un motivo de esperanza que venga un pedido adicional de vehículos desde un mercado tan importante y complicado. Además, puede tener continuidad en el próximo ejercicio", ha añadido. La factoría de Volkswagen Navarra ha reanudado su actividad tras haber permanecido parada durante 24 horas. La huelga de uno de sus proveedores, Sysmo –que fabrica los frontales y los ejes traseros del Polo-, ha provocado que dejen de producirse 1.500 vehículos. Ayer, a las 22:00 horas, las líneas de montaje volvieron a la normalidad.