Nissan ve a Barcelona como firme candidata para producir su segundo eléctrico

La multinacional Nissan ha asegurado hoy que la planta de la automovilística en Barcelona es una 'firme candidata' para fabricar su segundo vehículo eléctrico, la furgoneta NV200, tras lanzar hoy al mercado su primer eléctrico, Leaf.

En este sentido, Nissan se ha marcado hoy en Barcelona como reto 'liderar el mercado del coche eléctrico en el mundo' en los próximos años y su consejero director general en la Península Ibérica, Manuel de la Guardia, ha explicado que la firma ha invertido 4.000 millones de euros para la producción, 'en un futuro inmediato', de cuatro modelos de vehículo eléctrico, incluido el Leaf.

Desde hoy, el turismo familiar Leaf, el primer modelo cien por cien eléctrico de la marca japonesa y de comercialización masiva, se encuentra en varios concesionarios del país y la compañía espera vender hasta 500 unidades en los próximos seis meses.

Aunque por el momento su producción se sitúa en Japón y su fabricación en Europa se ubicará en un futuro en la planta de Sunderland (Reino Unido), la compañía nipona ha abierto la puerta a la planta de la Zona Franca de Barcelona para apostar por el vehículo eléctrico.

En concreto, el responsable del programa 'Cero emisiones' de Nissan, Javier Redondo, ha asegurado que Barcelona es una 'firme candidata' para producir el segundo vehículo eléctrico de la firma, aunque la decisión no esté tomada todavía.

Será la furgoneta NV200, que, de hecho, se produce ya en su versión de motor de combustión en la fábrica barcelonesa.

De momento, la entrada hoy en el mercado del eléctrico Leaf tiene el reto de vender en los próximos seis meses unas 500 unidades y ha contado con el arropo del presidente de la Generalitat, Artur Mas, y del alcalde de Barcelona, Xavier Trias.

Rodeados por cámaras a modo de anuncio publicitario, Artur Mas y Xavier Trias se han montado en el nuevo Leaf y, tras la explicación de los técnicos y alguna maniobra frustrada, tanto el presidente como el alcalde han conducido el vehículo eléctrico unos metros.

El presidente Mas ha mostrado a la compañía su deseo de que Cataluña acoja en los próximos años la producción de vehículos eléctricos y ha celebrado la emergente industria auxiliar catalana que proporciona material para las recargas.

El alcalde de Barcelona, ciudad con un punto de recarga para este tipo de vehículos, ha asegurado que la apuesta barcelonesa por la furgoneta eléctrica será tangible en los próximos años y mejorará el transporte de mercancías sostenible.