Nissan salva las cuentas de Renault

Renault exhibe triunfal sus nuevos datos económicos, ya que, a pesar de la crisis, ha conseguido 1.051 millones de euros de beneficios. Eso sí, casi la mitad de esta cantidad ha salido de las arcas de su socio nipón, Nissan, con el que este año espera volver a estrechar lazos.

Nissan salva las cuentas de Renault
Nissan salva las cuentas de Renault

Renault ha cerrado 2001 con unos beneficios netos de 1.051 millones de euros, lo que supone un leve descenso en comparación con los 1.085 millones de euros conseguidos durante el año anterior. Nada mal para los tiempos que corren, con el mercado argentino languideciendo, la recesión al acecho de EE.UU y Japón y el gasto extra que ha tenido que hacer para aguantar la guerra comercial abierta con la llegada de nuevos modelos.

Eso sí, Renault ha obtenido una ayuda extra: Nissan ha contribuido con 497 millones de euros a los beneficios anuales del constructor francés. Además, durante el pasado año, la firma del rombo logró unos ingresos extra de 300 millones de euros con la venta de RVI (Renault Vehículos Industriales) y Mack a Volvo y de Cat a Global Automotive.

Objetivo: depender menos de Europa
Un año más, Renault ha vuelto a encabezar las ventas de Europa occidental con una penetración del 11,1 por ciento, pero el fabricante galo quiere alejarse un poco del Viejo Continente y no depender tanto de sus fluctuaciones económicas.

En total, ha comercializado 2,4 millones de turismos y utilitarios durante el año pasado en todo el mundo, lo que supone un incremento del 2,3 por ciento. Marcas como la rumana Dacia, que creció un 3,8 por ciento, y la coreana Samsung han ayudado a tirar de las ventas.

Como ha reconocido el propio presidente del grupo, Louis Schweitzer, su alianza con Nissan los ayudará a ser "menos dependientes del ciclo europeo". Así, en los próximos meses, se espera que la participación de Renault en el constructor japonés pasará del 36,8 por ciento actual a un 44,4 por ciento, mientras que Nissan tomará hasta un 15 por ciento del constructor francés.

Planes de futuro
En 2002, según Schweitzer, el objetivo de Renault es "consolidar las ventas del grupo y conservar un margen de explotación positivo". Para ello, el grupo lanzará 20 nuevos coches hasta 2004, 15 de ellos Renault y cinco de Dacia y Samsung.

También pretenden que la edad media de los modelos se reduzca de 4,5 a 3 años en 2004.