Nissan "revive" un año antes de lo previsto

Carlos Ghosn, presidente de Nissan, ha anunciado que los objetivos de su plan de reactivación de la compañía se han adelantado en un año. Por lo tanto, el fabricante ya está listo para afrontar un nuevo proyecto, el Nissan 180.

El Nissan Revival Plan (NRP), presentado en 1999 y puesto en marcha para sacar adelante la marca japonesa en un plazo de tres años, ha alcanzado sus principales objetivos mucho antes de lo previsto (casi un año antes), con lo que ya se ha decidido la puesta en marcha de un nuevo plan trienal, el Nissan 180.

Tal y como acaba de hacer público el presidente de la compañía nipona, Carlos Ghosn, en marzo de 2002 se dará por cerrado el NRP y se facilitarán los resultados obtenidos, gracias a la aplicación de este plan de ahorro y recorte de gastos.

Ante la buena marcha del NRP, los responsables de la compañía automovilística han preparado un nuevo plan de negocio, llamado Nissan 180. Ya en el nombre del proyecto se recogen sus principales objetivos: incrementar las ventas mundiales en un millón de vehículos a finales de 2004, conseguir un margen de beneficio operativo del 8 por ciento y reducir la deuda a cero.

Para alcanzar estos objetivos, se bajarán los costes en compras en un 15 por ciento, para lo cual se introducirán nuevos modelos, se desarrollarán nueva tecnologías y se mejorará el departamento de I D; además, dentro del marco de la alianza con Renault, el hecho de realizar compras conjuntas y de compartir cada vez más componentes y plataformas será uno de los puntos fuertes para lograr el objetivo de ahorro del 15 por ciento.

Los cálculos previos de los resultados obtenidos por el Nissan Revival Plan avanzan que el fabricante nipón ha conseguido su principal objetivo, el de volver a los beneficios, reduciendo la deuda a un máximo de 3.000 millones de euros (unos 500.000 millones de pesetas) a finales de 2002, algo que se ha adelantado en un año a lo previsto en un principio.