Nissan quiere más esfuerzo en la fábrica de Barcelona

No hace ni un mes que Carlos Ghosn es presidente de Renault y su mano ya se nota en la compañía gala. Ayer, el nuevo mandatario, visitó la fábrica que Renault y su aliada Nissan tienen en Barcelona, la veterana Nissan Motor Ibérica de la zona Franca. Acompañado por el Rey, Ghosn ha reclamado más competitividad a la factoría.

Ghosn, que también es presidente de Nissan (cargo que ocupa desde 1999), se desplazó ayer a Barcelona para celebrar el 25 aniversario de la llegada de Nissan Motor a España. La celebración incluía una visita a las instalaciones fabriles en la que también tomaron parte el Rey Juan Carlos I, el presidente de la Generalitat de Cataluña, Pascual Maragall y el ministro de Industria, José Montilla, entre otras personalidades.
Durante los actos de celebración, Carlos Ghosn sorprendió a todos saliéndose del guión protocolario y señalando que, a pesar de “la buena evolución de la factoría, todavía queda una brecha" para mejorar en comparación con el resto de fábrica del grupo. “Barcelona es comparada globalmente con el resto del grupo, y hay que tener en cuenta que tenemos plantas en China, Egipto y Tailandia", soltó Ghosn ante la prensa y los invitados al acto.

Las palabras del duro ejecutivo franco-brasileño, a pesar de su apariencia suave, van trufadas de amenaza. El mensaje dice claramente que Barcelona tiene que ser mucho más competitiva para no sufrir las penurias de la deslocalización, el traslado de la producción a países más baratos, como los citados China o Tailandia. Después, para suavizar lo dicho, Ghosn explicó que confía en las instalaciones barcelonesas como “un lugar ideal para nuevos productos de grupo, si bien es pronto para hablar de nuevos encargos". Estas palabras coincidieron en el tiempo con la fabricación de la primera unidad del nuevo Navara, el pick-up de Nissan, que empezó a ensamblarse ayer en la factoría.En este sentido, Carlos Ghosn señaló que la fábrica se especializará en la construcción de todo terrenos y camiones. También alabó el buen trabajo realizado en la gestión durante la última etapa de recorte de costes, que logró una reducción de gastos del 31 por ciento. “Hemos dejado de pensar a la defensiva para pasar a una gestión ofensiva", asegura.

También recordó Ghosn el esfuerzo inversor realizado por Nissan en España, con 400 millones destinados a Barcelona para el lanzamiento de los Navara y Pathfinder, y los 140 millones invertidos en Ávila. Por último, repasó el último año y enumeró sus logros en nuestro país, con 69.000 coches vendidos y 140.000 unidades producidas, el 30 por ciento de las ventas europeas de la firma. “Tendremos muchos años de futuro en España", sentenció el ejecutivo. En su alocución, Don Juan Carlos de Borbón animó a Nissan a “mantener su presencia y confianza en España". El monarca se refería no sólo a la planta de la Zona Franca, sino también en los centros de Cantabria y Madrid. El Rey recorrió durante una hora las instalaciones de Nissan y felicitó a directivos y operarios de la misma. Incluso tuvo un recuerdo para un trabajador que se accidentó la semana pasada durante unas labores de transporte.Durante su intervención,. Carlos Ghosn aseguró que no piensan traer a Europa los coches que ensamblan en China. Creen que las fábricas europeas son todavía lo suficientemente competitivas como para no tener que recurrir a estos vehículos. “Esto es un reto para los directivos de Suderland (la fábrica de Inglaterra) y Barcelona", subrayó.

Sin embargo, sí crecerá la llegada de componentes fabricados en China. La compra de piezas en aquel mercado barato servirá para reducir los gastos de producción de los coches y, por tanto, para hacerlos más competitivos

Esta visita de Carlos Ghosn es la primera que el directivo realiza a nuestro país después de asumir el control de Renault y reunir bajo su mando las dos grandes firmas. A sus 51 años, Ghosn se ha ganado una merecida fama de ejecutivo duro y brillante. Renault lo mandó a Tokyo en 1999, cuando se hizo con el control de Nissan, una compañía en horas bajas. Nada más llegar, Ghosn puso en marcha un plan de contención del gasto que acabó con 23.000 empleos y 5 factorías. Además, propició un relanzamiento de la gama que ha logrado devolver a Nissan a la zona de beneficios. Hoy, la firma nipona vuelve a ser competitiva y crece sin parar: este año quiere subir un 1,2 por ciento sus ventas europeas, con lo que venderá 450.000 unidades.
Ghosn no quiso hablar mucho de Renault, puesto que viajaba en representación de Nissan. Sin embargo, explicó que está tomando contacto con los directivos de la empresa gala para ver qué es preciso hacer.

Después de 25 años, Nissan Motor Ibérica tiene una sólida presencia comercial e industrial en nuestro país. En este tiempo, ha producido en España más de dos millones de vehículos, y ha invertido en el conjunto de los centros en España 2.600 millones de euros.
Nissan emplea actualmente a 6.812 personas en España. La marca dispone de centros de producción en Barcelona, Ávila, Cantabria, Madrid y Navarra, además de varios centros logísticos de distribución de unidades y de piezas de recambios y accesorios. También dispone de una compañía de ventas y marketing de los productos Nissan para el mercado español.

Sin embargo, no todo son parabienes: los trabajadores de la planta de Cuatro Vientos, en Madrid, se manifestaron ayer para protestar por el cierre de su factoría, previsto para junio de 2006. Nissan quiere reducir la producción de motores de la fábrica de Madrid en un 80 por ciento y trasladar el 20 por ciento a Barcelona. El cierre, que afectará a 500 empleados directos, se comunicó en 2003, pero no cuenta con el apoyo de los sindicatos.