Nissan pierde sus opciones de aumentar la producción en la planta barcelonesa

La planta de Nissan en Barcelona ha confirmado hoy que la fábrica ha perdido definitivamente la posibilidad de aumentar en 24.500 unidades su producción de vehículos, al no haber podido presentar ante la dirección de Japón el acuerdo de mejora de la productividad que se le reclamaba.

La negativa del comité de empresa a aceptar las medidas que se planteaban ha llevado a la dirección de Nissan en Barcelona a desistir de presentar hoy un plan de competitividad ante el comité de decisión de Nissan, ha informado la marca automovilística en un comunicado.

'En consecuencia, esta planta tampoco ha podido asegurar una inversión de 14 millones de euros asociada a este nuevo volumen, ni la posibilidad de confirmar un mayor nivel de empleo permanente', señala el escrito.

El consejero director general de Nissan Motor Ibérica, Frank Torres, ha subrayado que 'cualquier oportunidad futura pasa por llegar a un acuerdo de mejora de la competitividad, en línea con los puntos propuestos a los sindicatos y que han rechazado'.

'De no ser así - ha advertido - corremos el riesgo de no conseguir nuevas oportunidades, lo que afectará a nuestro futuro a medio plazo'.

La empresa pide a la plantilla una mayor flexibilidad en las condiciones de trabajo, con la creación de bolsas de días y horas y permitiendo que la planta no cierre en agosto, además de plantear que los nuevos trabajadores que fueran contratados cobraran menos que los que ya están en la firma.

La dirección lamenta que los sindicatos no hayan aceptado medidas que, aseguran, ya se aplican en otras fábricas en España, tanto de Nissan como de otras marcas, y que son las mismas que deberá aplicar el país 'si quiere prosperar'.

Nissan advierte que las operaciones industriales de esta marca 'dan un paso atrás' en España y 'pierden la oportunidad de mandar un mensaje positivo a la multinacional en Japón que permitiese mantener la tendencia de crecimiento iniciada con la adjudicación de nuevos productos antes de verano'.

La planta de Nissan en la Zona Franca ya tenía adjudicada la producción de 60.000 unidades de esta 'pick up' (camioneta) y ahora la dirección pretendía sumar a estas otras 24.500, que se destinarían al mercado de Oriente Próximo.