Nissan pierde 1,16 billones de pesetas en 1999

La alianza de Nissan con Renault parece no haber proporcionado buenos frutos para la marca japonesa, que ha perdido en 1999 un total de 1,16 billones de pesetas.

Estás pérdidas, que son las más graves sufridas por una empresa no financiera en Japón hasta la fecha, han sido achacadas a la fortaleza del yen y al severo plan de reorganización impuesto por el jefe de operaciones, Carlos Ghosn, a Nissan el pasado octubre. Las ventas se situaron en los 5,9 millones de vehículos, un 9,2 por ciento menos que en el ejercicio anterior, a pesar del aumento en el mercado norteamericano. Según fuentes de la empresa japonesa, el endeudamiento de Nissan se ha reducido, ha pasado de tener obligaciones por valor de 3,38 billones de pesetas a bajar a los 2,28 billones de pesetas. Estás pérdidas de Nissan tendrán una carga de 62.644 millones de pesetas en las cuentas de Renault del primer semestre de este año. El gigante francés justificó estos resultados y los achacó a elementos excepcionales. Para Renault la reestructuración de Nissan va por buen camino y su restablecimiento ya es perceptible. El ya citado jefe de operaciones de Nissan Motor, Carlos Ghosn, se mostró esperanzado con la efectividad del Plan Renacimiento, pese a las cifras negativas del año 1999 y señaló que sacar a flote a la empresa nipona no será una "misión imposible". Entre los proyectos para lograrlo cabe destacar la creación de una nueva planta de construcción en Brasil y la modificación radical en el diseño, calificado por los analistas como "talón de Aquiles" de la marca.