Nissan pide más flexibilidad para alcanzar las 200.000 unidades anuales en la Zona Franca de Barcelona

Nissan Motor Ibérica ha planteado este lunes a los comités de empresa de todos sus centros en España la elaboración de un nuevo convenio colectivo para aumentar la flexibilidad laboral, que en el caso de la planta de la Zona Franca de Barcelona contempla pasar de 140.000 a 200.000 unidades anuales --la capacidad máxima de la fábrica-- en tres turnos.

La dirección ha convocado a representantes sindicales de Usoc, UGT, CC.OO, CGT y CSI-Csif a una reunión a nivel estatal para trasladarles las 33 medidas que quiere adoptar para aumentar la flexibilidad laboral con tal de incrementar la competitividad y optar a nuevos vehículos.

Fuentes del comité de empresa han explicado a Europa Press que la dirección plantea producir 24.500 unidades más al año de las 60.000 previstas de la nueva 'pick up' que se fabricará en la planta de la Zona Franca a partir de 2014.

Asimismo, la empresa prevé convertir 300 de los aproximadamente 400 contratos temporales a indefinidos, aumentar de 12 a 15 los sábados laborables, y que la compañía escoja cinco de los siete días libres que los trabajadores pueden disfrutar a parte de sus vacaciones, cuando hasta hora la plantilla escogía estos días.

Nissan también plantea reducir un 25% el sueldo de los nuevos empleados, aumentar de 218 a 220 los días laborales de cada trabajador, flexibilizar la movilidad de pausas y la bolsa de horas, entre otras medidas.

Empresa y trabajadores pueden negociar el conjunto de las condiciones hasta el 7 de septiembre, por lo que las mismas fuentes sindicales han considerado que los trabajadores mostrarán su 'voluntad de negociar, pero dentro de márgenes razonables', ya que consideran insuficiente el plazo establecido.

Además, han señalado que no es adecuado alcanzar una convenio marco para todos los centros ya que Cantabria finalizó hace tres meses las negociaciones para alcanzar un nuevo convenio.

Han advertido de que cada centro tiene situaciones diversas por lo que será necesario adaptar cada realidad al proceso negociador, y han apuntado que una de las propuestas tendría que incluir la adjudicación de un nuevo producto.