Nissan negocia el futuro de 700 trabajadores eventuales

La marca nipona podría fabricar un nuevo automóvil de Renault en la planta de Barcelona, lo que ha provocado que los empleados exijan que se abra un proceso de negociación sobre el futuro de 700 operarios provisionales.

Fuentes sindicales han señalado que los trabajadores temen que, ante la situación de enfriamiento de las ventas que vive el sector de la automoción, no se renueven 700 contratos temporales, algunos de los cuales finalizan el mes que viene, a pesar de que en este momento la factoría de Barcelona está a plena capacidad y que su futuro pasa por la manufactura del nuevo modelo de Renault.
Un portavoz de Nissan afirmó que el próximo 23 de febrero se establecerá una mesa de negociación para tratar estos temas y fijar el calendario de reuniones.
El sindicato comentó que hoy se hará pública una resolución del comité de empresa para concienciar a la plantilla de la situación de estos empleados eventuales, así como de las incertidumbres que se ciernen sobre algunas plantas de Nissan tras su alianza con la marca francesa, como la producción de cajas de cambio o motores realizada en Cuatro Vientos (Madrid).
El fabricante de coches japonés no ha confirmado que un nuevo Renault vaya a fabricarse en Barcelona y recordó que ni el grupo francés ni el nipón han tomado todavía una decisión oficial al respecto.
Sin embargo, fuentes del sector de la automoción señalaron que la planta de Barcelona tiene muchas posibilidades de comenzar la producción en el año 2002 de la nueva Renault Traffic, ya que en esas fechas se habrá terminado la fabricación de la Vanette Cargo y el modelo Serena en la factoría de Zona Franca, lo que dejaría espacio libre en la fábrica.
Esta es una de las razones que alegan los sindicatos para mantener el empleo, pues ante estos cambios 700 eventuales siguen siendo necesarios.
Fuentes del sector han apuntado que en la factoría de Barcelona ya se están llevando a cabo los estudios previos para adaptar la cadena de montaje del nuevo modelo. De ser así, éste sería el primer vehículo de Renault que se fabrica en una planta de Nissan en todo el mundo desde que la marca francesa compró el año pasado el 35 por ciento de la compañía nipona, sellando una alianza estratégica.

Los mejores vídeos