Nissan empieza a aclarar su situación económica

Nissan presenta el nuevo rediseño del Primera en la cita automovilística alemana que se celebra estos días en Frankfurt. Las cuentas empiezan a salir para sus responsables, quienes se declaran satisfechos por la gestión realizada.

Hace algo más de dos años que Nissan anunció su plan de reestructuración, conocido como Nissan Plan Revival. El objetivo del entonces jefe de Operaciones de la marca nipona, Carlos Ghosn, era reducir los gastos un 20 por ciento y ahorrar unos 5.500 millones de dólares (unos 880.000 millones de pesetas).

Transcurrido este tiempo, Ghosn se ha presentado en el Salón del Automóvil de Frankfurt de manera optimista y destacando el crecimiento y los beneficios que producen y producirán sus nuevas apuestas y los planes futuros de la empresa automovilística.

En el stand que Nissan tiene en Frankfurt se pueden ver los productos a los que se refería en la rueda de prensa en la cita alemana celebrada recientemente. Está disponible el nuevo Primera, con visibles rediseños exteriores y con una motorización de 2,5 litros de cuatro cilindros totalmente novedosa, disponible, al menos, en Japón. El prototipo Fusion, que, de hacerse efectiva su producción, será ensamblado sobre la misma plataforma que el Micra, también está presente en Alemania. Los prototipos que se han desarrollado en la firma nipona y que están expuestos en el salón alemán son el m.me y el Crossbow.

Ghosn ya anunció en mayo pasado unos resultados financieros muy satisfactorios, cuya línea ascendente debe continuar en estos próximos años. El margen de operación previsto por el responsable de Nissan es del 5,5 por ciento, para conseguir un resultado final, antes de impuestos, de 330.000 millones de yenes (unos 515.988 millones de pesetas) en este año. El próximo mes de octubre la firma recibirá los resultados de los primeros resultados buenos, producto de la gestión y de los recortes de Nissan en los últimos dos años. Estos resultados no asustan, lógicamente, a Ghosn, que se declara satisfecho con la gestión llevada a cabo.