Nissan cambia la cara del Primera

Estará a la venta en primavera del año que viene, pero ya se sabe cómo va a ser. Se ha concebido por y para europeos, con lo que el coche pierde cualquier aire oriental y se convierte en una berlina completamente occidentalizada.

Nissan cambia la cara del Primera
Nissan cambia la cara del Primera

A simple vista ya se ven los cambios. Anguloso y estilizado, este modelo rompe con la línea de diseño tradicional de Nissan. Se parece mucho al Fusion, el sorprendente prototipo de la casa japonesa, pero es más europeo todavía.
Se ha desarrollado en la planta que Nissan tiene en Sunderland, Reino Unido, y se presentará oficialmente en el Salón de Frankfurt, en septiembre.

Es un tres volúmenes, pero están trazados de tal forma que la línea es de una homogeneidad total, muy suave y continua.
Se ha basado en la plataforma compacta global MS, que también da soporte a la familia Almera, pero se ha situado en la parte alta del segmento.
Es más largo que su antecesor, ocho centímetros más, y su batalla se sitúa en 2,86 metros, con lo que se gana bastante en espacio interior y mejora la estabilidad. También crecen mucho las vías, que llegan a los 153 centímetros.

El diseño del habitáculo es muy innovador. El salpicadero lleva tres relojes y va envuelto por una amplia consola central. Los topes de gama, al menos en Japón, llevarán un monitor de siete pulgadas en el que se podrá consultar el ordenador de a bordo, el lector de DVD y otros "gadgets".
El confort de marcha queda confiado a una suspensión con sistema McPherson delante apoyado en bieletas, y una evolución del mecanismo eje torsional – multibrazo, ya utilizado antes por Nissan,

En Japón, estrenará motor, un 2.5 litros de cuatro cilindros totalmente nuevo. Lleva inyección directa de gasolina (sorprendente novedad), admisión variable continua y árboles de equilibrado para minimizar las vibraciones.
Dicen sus responsables que este propulsor es tan dulce como el de seis cilindros, y que entrega sin problemas 170 CV. La versión más básica montará un dos litros de 150 CV. En ambos casos, para Japón, el cambio será automático, con posibilidad de secuencial en el 2.5. Para aquel mercado se ofrecerá una versión con tracción total y una carrocería familiar.

En Europa habrá cajas manuales y motores adaptados, incluso un turbodiésel de inyección directa.