Navarro no se siente 'cuestionado' y ve difícil un acuerdo para investir a Mas, aunque no cierra la puerta

El líder del PSC, Pere Navarro, ha asegurado este lunes que no se siente 'cuestionado' por su partido pese a haber cosechado los peores resultados socialistas en unas elecciones catalanas, y ha descartado convocar un congreso extraordinario aunque, según ha admitido, alguna voz en la Ejecutiva se lo ha pedido.

'Me siento muy apoyado', ha sentenciado en rueda de prensa, y ha argumentado que un congreso interno es una cuestión muy endogámica y que lo que necesita el PSC ahora no es tanto dialogar consigo mismo como tender puentes con la sociedad para recuperar los apoyos perdidos.

Pese a que no ha cerrado la puerta a apoyar la investidura del presidente catalán en funciones, Artur Mas, ha considerado muy difícil esta posibilidad ya que CiU no tiene 'credibilidad' tras incumplir por completo el acuerdo de investidura de 2010 con el PSC.

'Nuestra experiencia en la anterior legislatura es muy negativa. Salimos de una posición poco propicia para negociar', ha sentenciado Navarro, que también ha señalado que hay muy pocas posibilidades de que los socialistas entren en el futuro gobierno.

El líder del PSC ha fijado las cuatro prioridades de su partido a corto plazo: convocar una cumbre anticrisis con todas las fuerzas políticas, instar al Congreso a reformar la Constitución para avanzar hacia un Estado federal, impulsar medidas de profundización democrática y priorizar los derechos sociales de los ciudadanos.

Pese a insistir en que el gran fracaso de estas elecciones es el de Mas y el de su partido, CiU, ha descartado pedir la dimisión del presidente o impulsar una moción de censura a corto plazo, y ha advertido a los que piensen hacerlo de que es un 'brindis al sol'.

'PARTIDO RESIDUAL'

Navarro, que ha reiterado que éstas eran unas elecciones innecesarias, ha acusado a Mas de haberlas convocado para aprovechar las debilidad del PSC y convertirlo en un 'partido residual', un objetivo que, a su juicio, no ha logrado.

'Han sido unos malos resultados, los peores del PSC, pero tenemos una buena base para continuar trabajando en el Parlament y con la sociedad catalana', ha sentenciado el líder socialista, que ha hablado de reflexión y reconstrucción del partido, pero sin concretar ningún cambio interno.

Según Navarro, este lunes empieza a caminar con más fuerza el 'nuevo PSC' que se dibujó en el congreso de diciembre de 2010, lo que hace innecesario un cónclave extraordinario, y lo que debe hacer centrar el partido en cumplir con las resoluciones congresuales de hace un año.

RUBALCABA: RESULTADO 'SOPORTABLE'

El primer secretario del PSC ha explicado que ya ha hablado con el líder del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba, del papel de los socialistas catalanes en estas elecciones, y ambos coinciden en que no es un buen resultado pero es soportable: 'Ahora tenemos que seguir trabajando juntos de cara el futuro y cada uno en su territorio'.

Los socialistas han retrocedido hasta los 20 diputados, un resultado mejor de lo que apuntaban las encuestas --ha vuelto a recordar Navarro--, pero que le relega por primera desde 1980 como tercer partido de la Cámara en número de escaños y ve como ERC le avanza con 21 diputados.