Navarro confirma su candidatura y se erige en tercera vía frente a CiU y PPC

El primer secretario del PSC, Pere Navarro, ha anunciado hoy oficialmente que se presenta a liderar el cartel electoral del partido en las próximas autonómicas y lo ha hecho en Terrassa, su ciudad natal y de la que es alcalde, donde se ha erigido como tercera vía frente a CiU y al PPC.

El proyecto de Navarro aspira a dar a Cataluña un 'camino viable' donde se 'avance sin romper' hacia una reforma constitucional que dé al Estado una estructura federal y donde Cataluña 'pueda ejercer su derecho a decidir en un referendo legal y pactado con una pregunta clara'.

'Este pacto debe incorporar el derecho a decidir del pueblo de Cataluña. No el derecho a la autodeterminación. Nos mueve una pasión democrática, de radicalidad democrática diría yo, en defender el derecho a decidir del pueblo de Cataluña', ha subrayado en un acto casi 'íntimo' en un local emblemático de Terrassa.

'Os propongo que avancemos, y que lo hagamos sin romper, juntos, unidos, como un solo pueblo, como siempre ha avanzado Cataluña, sin dejar a nadie atrás y sin dividir', ha exclamado.

Y ha añadido: 'Nosotros no queremos irnos de España. Queremos pactar una nueva relación, queremos el máximo autogobierno de Cataluña, pero en el marco de una España y una Europa federales'.

Aunque el debate identitario ha centrado parte de su intervención, Navarro ha dado gran importancia también al discurso social y ha llamado a que estas elecciones no sean 'un plebiscito sobre la independencia, sino sobre el Govern'.

En este sentido, el primer secretario del PSC ha criticado el camino de los recortes que 'empezó' Mas y que posteriormente 'siguió' el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, usando a Cataluña, a su juicio, como 'un banco de pruebas'.

Navarro pugnará este domingo por la candidatura del PSC a las elecciones con la exconsellera Montserrat Tura; ambos se someterán a la votación del Consell Nacional del partido, integrado por 430 miembros.

La ejecutiva del PSC decidió hoy por primera vez no proponer a ningún candidato a la Generalitat por considerar que es más democrático que éste sea elegido en el seno del Consell Nacional de partido, una vez descartadas las primarias abiertas o reducidas a militantes por falta de tiempo ante el adelanto electoral.