Multas de 30.000 euros por abandonar el coche en Madrid

A partir de mayo, abandonar el coche en las calles de Madrid se multará hasta con 30.000 euros (cinco millones de pesetas). El Ayuntamiento de la capital está dispuesto a "limpiar" sus calles, por lo que también estudia aumentar la vigilancia para evitar los aparcamientos indebidos en las zonas de carga y descarga.

Los madrileños ya han comenzado a recibir una carta firmada por el concejal de Limpieza Urbana y Desarrollo Medioambiental, Alberto López Viejo. En esta misiva, se advierte que, a partir de mayo, abandonar el vehículo de forma indebida en la vía pública se multará hasta con 30.000 euros (cinco millones de pesetas).

Con esta medida, el Ayuntamiento pretende acabar con lo que califica como "uno de los peores residuos", "por tamaño, incomodidad y estética". Según recuerdan, el consistorio tiene a disposición de los ciudadanos un servicio gratuito de retirada de estos coches. Los usuarios sólo tienen que llamar al teléfono 010 y aportar la baja expedida por la Jefatura Provincial de Tráfico, para que los servicios municipales lo recojan en el lugar y fecha concertados "sin coste alguno".

A pesar de la gratuidad y comodidad de dicho servicio, el equipo de Álvarez del Manzano no ha podido evitar que en sus calles se acumulen los vehículos abandonados. En 2001, tuvieron que retirar más de 3.000 coches y el e-mail </font color="#0000CC"> donde los ciudadanos pueden denunciar el abandono de estos objetos, que la nueva Ley de Tráfico denomina "residuos sólidos urbanos", se ha colapsado en varias ocasiones.

Por eso, el Ayuntamiento también aumentará los recursos humanos y materiales destinados a localizar estos coches, lo que permitirá, según sus cálculos, "eliminar de nuestras calles con rapidez más de 6.000 vehículos al año".

La capital "limpia" sus calles
El concejal de Movilidad Urbana, Sigfrido Herráez, también trabaja por "limpiar" las calles de la capital. Así, según ha adelantado, propondrá a la Mesa de la Movilidad en su próxima reunión que se dupliquen los espacios destinados a la carga y descarga hasta alcanzar las 40.000 plazas y que se aumente la vigilancia sobre los mismos.

La ordenanza municipal relativa a la carga y descarga debe ser modificada para adaptarse a la nueva Ley de Tráfico, por lo que Herráez aprovechará para sugerir que se regulen los tiempos destinados a este servicio y se evite que coincidan con las horas punta.

Como ya adelantamos, el Ayuntamiento ha decidido dar marcha atrás en su prohibición de aparcar motos en las aceras; al menos, de momento. Se están construyendo aparcamientos para motos y, hasta que éstos estén operativos, el consistorio permitirá el estacionamiento en sitios céntricos como la plaza de Colón o la Puerta del Sol, pero prohibirá aparcar "taxativamente" en las aceras de la Gran Vía.