Monumentales atascos en la A-5

Los conductores que llegaban a Madrid desde la autovía de Extremadura durante la jornada de ayer vivieron un legendario atasco que, hasta bien entrada la mañana, provocó retenciones de hasta 14 kilómetros. La falta de señalización ante la supresión de accesos a la M-30 fue la culpable.

Monumentales atascos en la A-5
Monumentales atascos en la A-5

Una tercera pasa por llegar hasta la glorieta de San Antonio de la Florida y girar hacia la plaza de San Pol de Mar, muriendo en la M-30. Y una cuarta puede ser la de continuar por el túnel subterráneo que pasa bajo la glorieta de San Vicente y coger el desvío de Paseo del Rey para acceder, desde el parque del Oeste, o bien hacia Pintor Rosales y los bulevares o bien hacia el puente de los Franceses.A un día de que se amplíe el Servicio de Estacionamiento Regulado (SER), la Asociación de Vecinos del Barrio El Pilar anuncia convocar un “referéndum" popular para conocer la opinión de los vecinos.Si, habitualmente, los primeros atascos de la jornada madrileña se producen, entre todas las carreteras radiales de acceso a la capital, en la carretera de Extremadura (A-5) -informa la DGT- las obras de la M-30 consiguieron ayer convertirla en una auténtica ratonera.El radical corte de los accesos desde esta autovía hacia la carretera de circunvalación obligó a desviar todo el tráfico por la cuesta de San Vicente y las calles adyacentes, tras cruzar la M-30 por un puente provisional de sólo dos carriles.Los atascos, que duraron hasta media mañana y llegaron hasta la localidad de Alcorcón, continuaron después ante el desconocimiento de los conductores de los últimos cambios efectuados por las obras de soterramiento de la M-30. Y es que, temporalmente, se han eliminado las conexiones de la A-5 con la M-30, tanto por el norte como por el sur.Al no poder entrar en la capital por la avenida de Portugal, hay que desplazarse por el paseo de Extremadura para poder dirigirse al puente de Toledo y la A-4, so pena de subir hasta la glorieta de San Vicente y desplazarse por Virgen del Puerto para regresar, de nuevo, al paseo de Extremadura con el fin de enlazar la M-30 en sentido sur.Otra posibilidad es girar por el Paseo de la Florida y, tras continuar por la avenida de Valladolid, acceder a la circunvalación desde el puente de los Franceses.