Mitsubishi se reafirma en su plan de "lavado de imagen"

Años de ocultación de defectos en sus vehículos han sumido a la marca nipona en la mayor crisis de su historia. Meses después de que se conociese la noticia, la marca sigue pidiendo perdón.

El escándalo que saltó a los medios hace más o menos un año acerca de la ocultación de defectos en automóviles Mitsubishi sigue "coleando". Esto es, al menos, lo que se transmite del discurso que ha hecho el presidente de la compañía ante la junta de accionistas.
Según Takashi Sonobe, máximo responsable de la empresa japonesa, sigue en pie su promesa de "labrar un futuro brillante" a la marca y se mantiene en su idea de someter a la compañía a una fuerte reestructuración que la devuelva a las cifras positivas.
Tras el escándalo, Mitsubishi sufrió una caída de sus beneficios espectacular, a causa, principalmente, de los miles de revisiones que tuvo que realizar a sus vehículos.
Ahora, una de las preocupaciones de la compañía japonesa es que con este plan de saneamiento los mejores empleados de la empresa se vean forzados a abandonar la marca.

Los mejores vídeos