Mitsubishi se enfrenta a un difícil futuro empresarial

La firma de calificación de riesgo Standard & Poor¿s anunció el lunes que vigilará atentamente el nivel crediticio del fabricante japonés.

La marca nipona ya tenía anteriormente dificultades de rentabilidad y liquidez, tras el escándalo, su futuro se va ensombreciendo por momentos. La firma de calificación de riesgo Standard & Poor¿s considera que el escándalo de la ocultación de los fallos de sus vehículos tendrá un ¿efecto demoledor¿ sobre el prestigio de sus productos. En consecuencia, Standard & Poor¿s ha anunciado que mantiene bajo cuidadoso escrutinio el nivel crediticio de Mitsubishi.
La firma considera que los elevados gastos de la retirada de vehículos para reparaciones y la menor comercialización de sus coches a largo plazo anularán las mejoras previstas.
Fuentes del sector calculan que las pérdidas netas consolidadas para el primer semestre fiscal del año 2000 serán de unos 60.000 millones de yenes, unos 105.000 millones de pesetas. La revisión de 620.000 vehículos en todo el mundo es responsable en parte de estas pérdidas y es que el paso por el taller le saldrá a Mitsubishi por 13.125 millones de pesetas.
Las acciones de Mitsubishi han perdido cerca de una cuarta parte de su valor de mercado desde julio. Las acciones sólo incrementaron su valor un 6,5 por ciento, cuando la televisión japonesa NHK anunció que DaimlerChrysler podía aumentar su participación del 34 al 40 por ciento en la marca japonesa. Al parecer, el fabricante germano-estadounidense intenta aumentar su presencia en el consejo de dirección para aumentar su control sobre su socio.