Mitsubishi gastará 150 millones de dólares en revisar sus vehículos

Durante más de 4 años, el fabricante nipón ocultó sistemáticamente los fallos de sus vehículos. El escándalo saltó a la luz y Mitsubishi deberá gastar cerca de 150 millones de dólares en revisar todos sus coches.

Mitsubishi sigue pagando su error. La ocultación sistemática de quejas en la construcción de vehículos llevó a la marca nipona a cosechar las mayores pérdidas de su historia. Además, nueve de sus directivos se ven envueltos en procesos judiciales. Ahora, en un intento de lavar su imagen, llamará a revisión a todos sus vehículos.
Según la empresa, esta operación podría costarle alrededor de 17 mil millones de yenes (146,3 millones de dólares, casi 27.000 millones de pesetas). A la revisión de los vehículos del país se destinarían en torno a los 9 mil millones de yenes (más de 14 mil millones de pesetas) y el resto financiaría la revisión de los coches fuera del país.
El escándalo desencadenó una caída de sus ventas del 7,1 por ciento, el peor resultado de su historia. Además, a principios del presente mes, Mitsubishi llamó a revisión a 385 camiones para reemplazarles distintos componentes eléctricos, una reparación que le ha costado aproximadamente 190 millones de yenes (casi 300 millones de pesetas).
La reputación de Mitsubishi ha caído en picado desde que saltó a la luz que ordenaba la reparación de los desperfectos sin advertir de la gravedad de los mismos a los dueños de los vehículos.
Se calcula que, desde 1997, el fabricante japonés tapó más de 64.000 quejas. Al descubrirse el fraude, Mitsubishi tuvo que rebajar en un 10 por ciento el precio acordado por la venta del 34 por ciento de su capital a DaimlerChrysler.