Mitsubishi Carisma, llamado a revisión en Alemania por un problema en el catalizador

El miércoles pasado, el Club del Automóvil Alemán (ADAC) confirmó que el modelo japonés tenía defectos en el catalizador que debían ser subsanados.

La Oficina Federal de Medio Ambiente alemana realiza en colaboración con el ADAC un ¿tabajo de campo¿ en el que se controla que los gases contaminantes emitidos por los vehículos no sobrepasen los límites establecidos. La vigilancia consiste en parar coches de todos los modelos que circulan por las carreteras alemanas para hacerles un control en el acto.
Mitsubishi, Renault, Nissan y Daihatsu ya se han visto obligadas a revisar unos 300.000 vehículos pertenecientes a modelos que contaminaban más de lo que estaba permitido. El Mitsubishi Carisma ha sido el último afectado que deberá pasar obligatoriamente por el taller. Sólo deberán ser revisadas las 22.459 unidades fabricadas en 1998, ya que los coches que se construyeron posteriormente tienen instalado otro software que impide la aparición de un fallo parecido en el catalizador.
Según el ADAC , Mitsubishi no se lo comunicará directamente a sus clientes. El fabricante esperará a las inspecciones ordinarias para acometer los cambios necesarios.

Pregunta a los propietarios por su coche y recibe las respuestas en tu email.

Acepto la política de privacidad para poder obtener las respuestas.

Quiero recibir la mejor oferta.