Mitsubishi ataca en varios frentes

Coincidiendo con la 39 edición del Salón del Automóvil de Tokio, Mitsubishi presenta una serie de importantes novedades: coches de producción, de carreras, pick-up, prototipos eléctricos, funcionales, desarrollos tecnológicos…

Mitsubishi ataca en varios frentes
Mitsubishi ataca en varios frentes

Fiel a su cita bienal, la marca de los tres diamantes aprovecha la ocasión para mostrar en casa sus nuevas creaciones, los últimos desarrollos tecnológicos y los productos que llegarán en breve a otros mercados.Uno de los modelos más esperados es precisamente este concepto, que recupera la imagen mostrada en el frontal del Concept Sportback y avanza las ideas de diseño de la próxima generación del Lancer Evolution.Estéticamente muestra unas formas poderosas y dinámicas, con marcados pliegues, un frontal muy radical, que según los diseñadores está inspirado en los modernos aviones de combate, un perfil en cuña que se remata con un espectacular alerón posterior, además de unas poderosas llantas de aleación de 20 pulgadas con neumáticos 255/35 R20. En la producción de piezas de carrocería se ha empleado el aluminio como base para el techo, el capó y algunos paneles. La estructura del Concept-X ha sido construida en forma de anillo para aumentar la rigidez del conjunto y dispone de sistemas de suspensión McPherson delante y multibrazo detrás.

En el apartado mecánico, el Mitsubishi Concept-X cuenta con un motor turboalimentado MIVEC 2.0 de cuatro cilindros con turbocompresor e intercooler, que se encuentra asociado a una caja de cambios automática robotizada de seis relaciones con posibilidad de manejo manual mediante levas al volante. Para mejorar la capacidad de tracción, el sistema incorpora el último desarrollo en materia de sistemas de control dinámico de tracción a las cuatro ruedas SAWC (Super All Wheel Control en sus siglas en inglés). Dispone de diferenciales activos ACD y Súper AYC, además de controles activos de frenada, dirección y control de suspensión en marcha. El puesto de conducción ha sido pensado para ofrecer al conductor la máxima posibilidad de concentración en la acción de conducir y utilizar la máquina. Para reforzar el aspecto deportivo del modelo, se han recubierto los paneles en negro con inserciones de color plata. En una pantalla multifunción, de alta definición, se muestra el funcionamiento del sistema de tracción y se representa el guiado de navegación, los controles de audio y DVD.Otra variante del Lancer Evo será el MIEV, así llamado porque la propulsión se confía a motores eléctricos. En concreto, se ha situado un motor en cada rueda, lo que suma un total de 500 Kw, unos 270 CV. Aseguran en la casa nipona que la posibilidad de montar un motor en cada rueda permite regular mejor la potencia. Esta idea abre la puerta, según dicen, a la creación de vehículos con un control de la dinámica de marcha muy eficaz.
Por supuesto, este coche no tiene emisiones contaminantes, a pesar de que sigue siendo un deportivo: 0-100 km/h de 8 segundos y velocidad punta de 180 km/h. El nuevo Outlander, un coche que se exhibirá en su versión definitiva, reinterpreta al veterano L-300, un monovolumen con aptitudes para circular por campo (en la edición anterior estaba basado en la plataforma del Montero antiguo y utilizaba sus motores).En esta nueva época, el Outlander estrena plataforma y motor. Este último es un 2,4 litros con doble árbol de levas y tecnología Mivec, unido a una caja de cambios automática de variador continuo y seis marchas. Esta mecánica, que entrega 170 CV y un par máximo de 23 mkg, garantiza fuerza de sobra para que el Outlander se mueva en cualquier terreno, tanto en carretera como en el campo.

Para salir del asfalto, el Outlander cuenta con el sistema de tracción integral de Mitsubishi, el eficaz AWC, que se combina con el control de estabilidad para garantizar el agarre y la motricidad. Por último, el coche se presenta con un equipo de sonido de gama alta, el llamado Rockford Fosgate. Se trata de un sistema que destaca por su enorme potencia: 650 watios de amplificación y un sobwoofer de 25 centímetros de diámetro.El extraño nombre de Concept-D:5 sirve para bautizar a un original concepto que también estará en Tokio. Se trata de un coche que anticipará las formas del Delica, un vehículo del mercado japonés. La originalidad del concepto estriba en que aúna soluciones del todo terreno y soluciones del monovoluen, todo ello unido con elementos de tecnología punta.
Así, el original chasis monocasco soporta el mismo motor 2,4 litros MIVEC que hemos descrito para el Outlander, y también lleva el sistema de tracción integral AWC. Pero, además, incorpora el conjunto de seguridad ASV, que es lo último en seguridad activa dentro de Mitsubishi. Este sistema engloba una monitorización periférica del coche, con diez sensores de aproximación que detectan la presencia de personas u objetos. También lleva una unidad de seguimiento de carril que alerta de las pérdidas de trayectoria y actúa suavemente sobre la dirección. Por último, lleva control de crucero adaptativo, que permite mantener la velocidad deseada y, de paso, mantener la distancia de seguridad con el coche precedente gracias a ondas de radar. Para el segmento de los minicoches, Mitsubishi presenta en Tokio el “i". Se trata de un coche muy pequeño y original pero que, al tiempo, ofrece un interior bastante espacio y atractivo.
Para conseguir suficiente espacio interior, decidieron colocar el motor en posición central, levemente retrasado, con lo que lograron liberar mucho sitio en la parte delantera.

El motor es un tres cilindros de 64 CV dotado también con el mecanismo MIVEC de alzado variable de válvulas. En Mitsubishi aseguran que el consumo será mínimo y que, además, el coche resultará especialmente silencioso.