MG Rover recorta gastos

Primero fue Mercedes-Benz, luego Volkswagen y Opel y, ahora, MG Rover. El grupo británico prepara un plan de ajuste de gastos para intentar frenar las pérdidas producidas por su caída de matriculaciones en Inglaterra. En España, en cambio, la compañía crece a un ritmo de casi un 10 por ciento y podría finalizar 2004 con la venta de unos 12.000 vehículos, la mejor cifra de los últimos cuatro años.

Rover, la última joya de la corona británica
Rover, la última joya de la corona británica

La noticia la adelantó ayer el diario británico The Guardian: MG Rover, el único fabricante automovilístico británico que todavía permanece independiente, prepara un plan de ahorro para tratar de reducir sus gastos. La decisión la ha adoptado el consorcio Phoenix Venture Holdings, propietario de la compañía, después de que las ventas de Rover hayan caído en lo que va de año en el Reino Unido en 7.500 unidades con respecto al mismo período de 2003 (un 24,1 por ciento).También por el retroceso de MG (un 8,69 por ciento) que, aunque es algo mejor, sigue siendo insuficiente.El objetivo del grupo británico es ahorrar 100 millones de libras esterlinas al año, unos 149 millones de euros, con los que la compañía espera dejar atrás los números rojos en los próximos meses. “Los datos son desalentadores. Agosto ha vuelto a ser un mes particularmente duro. Y, para una compañía como MG Rover, que no se está deshaciendo de los negocios que producen pérdidas, aún es más duro", asegura un portavoz de la marca.La situación de MG Rover en España no es tan preocupante. De hecho, el grupo británico tiene en nuestro país su segundo mercado, donde este año podría alcanzar unas ventas de casi 12.000 vehículos. “Los nuevos productos están teniendo una buena acogida y han permitido que mejoremos también nuestros resultados económicos. Nuestro crecimiento está entre el 5 y el 10 por ciento", asegura Alfonso Saavedra, presidente de MG Rover España. En una entrevista concedida hoy a Autopista Online, Saavedra ha querido tranquilizar a sus empleados en España. A pesar de los rumores que desde Inglaterra alertan de una reducción de costes en la compañía, el presidente de la filial española asegura que en nuestro país “no se producirán despidos". “Se trata de ajustar, más que de llevar a la práctica un nuevo plan. Tenemos que ser conscientes de que somos una compañía pequeña y que tenemos que maximizar nuestros recursos. En España, el grupo tiene una buena red de concesionarios, fieles a la marca", lo que “nos lleva a un futuro inmediato soleado", afirma el presidente.La decisión de MG Rover de reducir gastos no es nueva. Ya hace unas semanas, el diario Financial Times informaba también de un proyecto de recorte de costes que intentaba poner en marcha el antiguo plan de recuperación diseñado por el grupo automovilístico. El año pasado, este programa ya logró reducir ligeramente las pérdidas del fabricante hasta los 95 millones de libras, unos 141 millones de euros. Lo que parece confirmarse es la toma de algo más del 50 por ciento de MG Rover por parte del fabricante chino Shanghai Automotive Industry Corporation (SAIC), tal y como asegura Automotive News citando fuentes británicas y chinas. Las conversaciones avanzan a buen ritmo y no se descarta la firma de un acuerdo definitivo esta misma semana. En este sentido, el presidente de MG Rover España, Alfonso Saavedra, asegura que “hay que ser prudentes. Todo va bien, pero hasta que el Gobierno chino no de su aprobación no habrá ningún acuerdo".

Los mejores vídeos