MG Rover no puede pagar su deuda

La situación financiera de MG Rover es más que asfixiante. El fabricante británico debe casi 2.000 millones de euros a sus proveedores y, según un informe de su administradora, la consultora PricewaterhouseCoopers (PwC), sólo puede hacer frente el 5 por ciento de esta cantidad.

Se buscan interesados en MG Rover
Se buscan interesados en MG Rover

Por ello, ante la imposibilidad de afrontar los pagos a los proveedores, la única solución viable es vender el negocio. En la actualidad, PricewaterhouseCoopers estudia tres ofertas por los activos del fabricante, tras anunciar la semana pasada que existían cinco posibles candidatos. Estos tres “aspirantes" han avalado la liquidez de su oferta y uno de ellos, el que designe el administrador de la automovilística británica, será el que se haga con el negocio deportivo de MGTF. Otros dos compradores están interesados en adquirir el resto del negocio y de los activos de la compañía. PwC estudiará la viabilidad de las ofertas para dar el sí definitivo. Al mismo tiempo, PwC continúa reduciendo la dimensión de MG Rover con el fin de disminuir los costes de la misma. La plantilla aún cuenta con 400 empleados en la venta de vehículos en Gran Bretaña y en el resto de Europa, a los que hay que sumar otros 110 trabajadores en la filial Powertrain. Los activos de la compañía británica, tras descontar el pago de la deuda garantizada a las entidades de crédito y a los principales acreedores, se limitan a 117,1 millones de euros.Este hecho provoca que el grupo sólo pueda pagar cinco céntimos de cada euro que adeuda, según señala el diario “Finantial Times".