Mercedes, por el momento, balón de oxígeno para DaimlerChrysler

Ya son oficiales los datos económicos de DaimlerChrysler y, sí, el consorcio debe afrontar pérdidas millonarias, pero el varapalo no es tan grande como se esperaba: Mercedes se ha convertido en todo un balón de oxígeno para el gigante, mientras que Chrysler, su filial estadounidense, es un pozo sin fondo, al menos de momento. Para 2003 las cifras podrían cambiar, tal y como Autopista Online publicó este miércoles.

Mercedes, por el momento, balón de oxígeno para DaimlerChrysler
Mercedes, por el momento, balón de oxígeno para DaimlerChrysler

Las filiales de la multinacional deben sanearse, mientras que el grupo ha tenido que hacer verdaderos esfuerzos para ofrecer los mismos descuentos que sus rivales. Eso sí, desde el principio, Schrempp confiaba en el futuro de DC y aseguraba que en 2002 volverían a conseguir suculentos beneficios.

Schrempp algo debía saber. Ya son oficiales los resultados de 2001 y los números rojos no han presentado las dimensiones catastrofistas que se esperaban: el consorcio ha tenido unas pérdidas netas de 662 millones de euros, frente a los 7.894 millones de euros de beneficio de 2000.

Es cierto que la nave de DaimlerChrysler naufraga en la crisis, pero está lejos de hundirse. En esta ocasión, Mercedes se ha convertido en todo un balón de oxígeno para la compañía. La marca de la estrella, junto a smart, ha obtenido unos beneficios operativos de 2.951 millones de euros (un 37 por ciento más que en el anterior ejercicio) y ha vendido 1,22 millones de turismos.

Confianza en Chrysler
En el otro lado de la balanza, se encuentra la maltrecha Chrysler, a pesar de ser la marca que más vende del Grupo (durante 2001 ha comercializado 2,75 millones de vehículos). A lo largo del año pasado, sus pérdidas operativas alcanzaron los 2.183 millones de euros.

Aunque es mucho mejor de lo esperado, este balance ha conducido al Grupo a los números rojos. Aun así, el mismísimo Schrempp ha querido reiterar su confianza en la filial norteamericana y ha asegurado que ésta pronto equilibrará sus resultados.

Desde luego, si, tal y como han anunciado algunos analistas para este año, Mercedes deja de ser la principal fuente de ingresos del Grupo por el coste que supone la presentación de la Clase E, tendrá que ser la filial norteamericana la que "tire del carro" de la compañía automovilística.

Para conseguir sacar adelante a Chrysler, la empresa acelerará el plan de ajuste que anunció en febrero del año pasado. En dicho programa se incluye el cierre de seis fábricas y la supresión de 21.000 puestos de trabajo. Además, DC empezará, según han adelantado, a vender empresas que no tengan nada que ver con automoción.