Menos muertes por tráfico en Cataluña

La política de tolerancia cero en carretera está dando buenos resultados en Cataluña. Desde el año 2000, la siniestralidad vial ha caído en toda la región en un 50 por ciento. Sólo el balance de Semana Santa (con cuatro muertos más que en 2004) ha roto la tendencia a la baja.

Baja la siniestralidad en las carreteras españolas
Baja la siniestralidad en las carreteras españolas

De las 144 muertes que Cataluña registró en accidentes de tráfico durante el primer trimestre del año 2000 se ha pasado, en 2005, a 76 víctimas mortales. Esta cifra, aún elevada, ha supuesto, sin embargo, una reducción del 50 por ciento en la siniestralidad de la región. “La tendencia en toda Cataluña va claramente a la baja", asegura un satisfecho Rafael Olmos, director del Servei Catalá de Tránsit. El pasado año, en estas mismas fechas, fueron 103 las personas que perdieron la vida en carretera, una cifra que activó todas las alarmas. Desde entonces, la velocidad y el alcohol han sido duramente perseguidos por los Mossos d’Esquadra (policía autonómica que se encarga de la vigilancia de las carreteras).Otra buena noticia es que la reducción de víctimas afecta a todas y cada una de las provincias catalanas, sin excepción. Así, en Barcelona, por ejemplo, la siniestralidad ha caído de 65 muertes a 25 en los últimos cinco años; en Lleida, de 23 a 11; en Girona, de 19 a 12, mientras que en Tarragona, de 37 a 28.“Las causas que explican este descenso radican en una mayor concienciación de los conductores antes este problema, un mayor respeto de las normas de circulación y, en especial, en la masiva implantación de controles (radares fijos y móviles y coches camuflados), que conlleva el temor a ser multados", subraya Olmos.

  2000 2001 2002 2003 2004 2005
Barcelona 65 72 62 60 40 25
Tarragona 37 27 23 22 25 28
Lleida 23 7 17 18 17 11
Girona 19 30 31 24 21 12
Total 144 136 133 124 103 76
Dos cifras, sin embargo, siguen preocupando a las autoridades catalanas. En primer lugar, la siniestralidad registrada durante esta pasada Semana Santa, en la que murieron cuatro personas más que en el mismo período de 2004. Este guarismo supone un incremento del 80 por ciento en el número de víctimas y rompe una tendencia a la baja que se mantenía imperturbable.Por otro lado, los responsables de tráfico han constatado que las comarcas de Tarragona muestran en los últimos dos años una tendencia al alza en siniestralidad. Para explicar este fenómeno, Olmos considera dos posibilidades: “La primera hace referencia a la gran movilidad de sus ciudadanos, ya que creemos que se mueven más que en otras comarcas; la segunda es que los Mossos d’Esquadra todavía no se han desplegado en esta provincia con todos sus efectivos".La Generalitat, sin embargo, ya ha reaccionado ante este elevado índice de siniestralidad, anunciando la instalación de 34 nuevos radares. La AP-7 y la N-340 serán las primeras en estrenar los nuevos aparatos, a los que acompañarán paneles informativos que avisan a los conductores que exceden el límite de velocidad.
A pesar de que el número de víctimas ha descendido en Cataluña, un informe de la Cruz Roja asegura que, si los conductores conocieran las técnicas de primeros auxilios, fallecerían todavía menos personas en accidentes. Según los datos de la ONG, el 57 por ciento de las víctimas se produce en los cinco minutos siguientes al siniestro, debido a hemorragias o a la obstrucción de las vías respiratorias. La Cruz Roja aconseja, por tanto, que, ante un accidente, lo más importante es siempre mantener la calma y emplear el sentido común. Recordar las siglas PAS (Proteger, ayuda y socorrer) puede resultar de gran utilidad.
¡Aprende a actuar!