Menos humos en Estados Unidos

La medida ya cuenta con la oposición de las petroleras y de los constructores de camiones de gran tonelaje

Los camiones y autobuses de Estados Unidos tienen hasta el próximo 2007 para reducir sus emisiones contaminantes en un 95 por ciento. Esta es la primera conclusión a la que se llega si se acata la nueva normativa que ha presentado la Agencia de Protección de Medio Ambiente (EPA en sus siglas en inglés). Dicha normativa obliga a reducir un 97 por ciento el contenido de azufre de los combustibles Diesel y en un 95 por ciento las emisiones contaminantes de autobuses y camiones en un plazo de siete años. Esta medida ya ha sido rechazada por las refinerías y por los fabricantes de motores de camiones, que arguyen que las peticiones gubernamentales para alcanzar dichas cifras son muy estrictas y costosas. Según el Instituto Estadounidense del Petróleo, institución que agrupa a las grandes empresas petroleras del país, muchas refinerías no disponen de los medios técnicos para fabricar un combustible tan limpio, por lo que al fin podría haber escasez de carburante. La propuesta de la EPA pretende fijar en 15 partes por millón de azufre para el gasóleo, que, actualmente, tiene entre 340 y 500 partes por millón. Para la directora de la Agencia de Medio Ambiente estadounidense llevar a cabo esta medida es como eliminar de las carreteras unos trece millones de autobuses de gran tamaño, pero conllevaría importantísimos beneficios para la salud y el medio ambiente.