Menos competencia, precios más altos

A partir de otoño se acaban los privilegios del sector automovilístico europeo que permitían que no se rigiese bajo las normas generales de competencia de la Unión Europea. La nueva normativa no les gusta nada a los fabricantes.

La Asociación Europea de Fabricantes de Automóviles (ACEA) acaba de hacer pública su postura ante la propuesta de la Unión Europea sobre el nuevo régimen de distribución y servicio postventa de vehículos.

Según ACEA, el nuevo régimen conllevará "una menor competencia y la posibilidad de precios más altos". Esta asociación ya se había pronunciado acerca de este tema en enero pasado, exponiendo su oposición a la norma europea que pretende acabar con la distribución en exclusiva, mediante concesionarios, en Europa.

Para ACEA, el reglamento no va a beneficiar a los consumidores. Además, la capacidad de elección de éstos, el servicio que se les presta y la calidad de dichos servicios se verá afectada de manera negativa. La explicación de este punto se encuentra en que, con la nueva distribución, una misma instalación podrá disponer de una exposición de vehículos de diferentes marcas. Cuantas más marcas haya, menos vehículos se pueden exponer y menos puede contemplar el visitante. Pero no sólo eso; además, los vendedores se centrarán en "enseñar" los vehículos que más márgenes comerciales le dejen, porque así ganarán más. En este "juego" el usuario sale perdiendo, puesto que no sólo no se le muestran más vehículos, sino que además sólo se le enseñan con mayor detenimiento los que más interese en cada momento al vendedor de turno.

Según la asociación europea, se reducirán los puestos de trabajo en el sector, porque, al ponerse en funcionamiento los concesionarios multimarcas, se cerrarán algunas las instalaciones más pequeñas de una sola marca.

Los posibilidad de que haya precios más altos se justifica, porque la competencia se reduce al aparecer la figura multimarca. Sin embargo, desde el punto de vista de la Unión Europea este es uno de los beneficios que se persiguen: al estar a disposición del público varios vehículos de parecidas características, el usuario puede elegir cuál le conviene más sin tener que peregrinar concesionario por concesionario.

La nueva norma se aprobará antes del verano y entrará en vigor el próximo otoño, momento en el que termina la vigencia de sistema de exenciones en bloque que exime a los fabricantes de automóviles de regirse bajo las normas general de competencia de la Unión Europea.