Menos coches en Barcelona gracias al tranvía

Casi 4.500 vehículos menos en las calles de Barcelona gracias al criticado tranvía. Este medio de transporte acaba de cumplir un año y se calcula que en este tiempo un 14 por ciento menos de turismos privados recorre las calles de la Ciudad Condal.

Son cálculos realizados por la Autoritat del Transport Metropolitá (ATM): 10,6 millones de viajes realizados por los nuevos servicios de tranvía en Barcelona. Esto significa que, nada más y nada menos, unas 4.500 personas han dejado su coche en casa para utilizar este transporte. Ello influye, qué duda cabe, en una mejor movilidad dentro de la Ciudad Condal.

Las expectativas son aún mejores para el segundo año de andadura del servicio. Según la ATM, durante este periodo se incrementará su uso. E inversiones para fomentar el uso del tranvía no van a faltar: 100.000 euros, de momento, para adecuar el pavimento de diversos puntos de los recorridos del Trambaix y del Trambesós (denominados así por la zona que recorren).

Cuando el tranvía se puso en marcha, hace algo más de12 meses, las críticas al servicio se multiplicaron. Demasiados accidentes, que, después se demostraba que, en la mayoría de las ocasiones, no eran culpa de estos vehículos si no de la falta de pericia de los turismos o de la mala señalización del servicio. Estos problemas parece que han pasado e incluso se han tomado medidas para facilitar la movilidad del tranvía: se han reprogramado los semáforos en ciertas zona para conseguir más celeridad del servicio. Según refleja una noticia publicada por La Vanguardia, hoy el Ayuntamiento de Barcelona va a comenzar a distribuir las tarjetas para aparcar en la zona verde (residentes) de Ciutat Vella y el Exaimple.

Los ciudadanos disfrutarán de la gratuidad de aparcamiento durante los tres primeros meses (12 euros). A partir de ese momento, deberán abonar 0,20 euros por día en concepto de aparcamiento en las zonas de residentes. Los no residentes deberán pagar la “friolera" de 2,75 euros por hora de estancia. El sistema entrará en funcionamiento dentro de dos semanas, cuando la señalización vertical y los parquímetros estén instalados y las pinturas del suelo, acabada.

Pero esta es la propuesta del Ayuntamiento de Barcelona. Desde la oposición, CiU aboga por un área verde gratuita y sólo para vecinos hasta 2007. De esta forma, todo vehículo que llegue a la capital como visitante debería pagar aparcamientos privados o estacionar en zona azul a un precio elevadísimo.

Lo de los aparcamientos privados ya está en la cabeza de los responsables del Consistorio barcelonés, que acaban de aprobar la construcción y explotación de cinco párkings que proporcionarán a la ciudad 1.131 plazas nuevas.