Menos beneficios para Audi

Por primera vez en nueve años, Audi ha reducido notablemente su volumen de negocio. Los beneficios netos de la compañía automovilística han caído en un 18 por ciento, situándose en los 386 millones de euros (casi 65.000 millones de pesetas). El fabricante germano culpa de estos resultados económicos al aumento de costes.

Los resultados de Audi durante el primer semestre de año no han sido especialmente positivos, ya que la compañía alemana ha reducido sus beneficios netos en un 18 por ciento. Algo similar ha ocurrido con los beneficios operativos, que han caído un 11 por ciento y corroboran el mal momento económico que atraviesa el sector.

Los resultados de la actual gestión dejan otro dato ciertamente alarmante: la filial del Grupo Volkswagen ha reducido su facturación en un 1,6 por ciento, situándola en 11.243 millones de euros (casi 2 billones de pesetas). Es la primera vez en nueve años que la empresa ha visto reducido su volumen de negocio.

Martin Winterkorn (en la foto), presidente de la compañía, ha achacado los malos resultados a los mayores costes de desarrollo y de distribución que la firma ha tenido que afrontar. Para el máximo mandatario, "Audi ha obtenido mejores resultados de lo que cabe esperar, dada la tendencia general de los principales mercados en este período. Éstos se encuentran actualmente en la incertidumbre".

Según la marca alemana, los costes de distribución han aumentado en un 5 por ciento, situándose en los 579 millones de euros (casi 100.000 millones de pesetas). Este hecho, unido al aumento de los gastos de administración en un 11 por ciento, ha provocado la reducción de beneficios.

A pesar de estas cifras, Audi ha matriculado en lo que va de año 382.647 vehículos, lo que supone un aumento del 3,7 por ciento respecto al mismo período del pasado año. Sin embargo, las ventas de la compañía han retrocedido en un 2,6 por ciento en Alemania, su mercado más fuerte.

Nuevo motor avanzado
Por otra parte, la firma germana ha comenzado ya la fabricación del nuevo motor avanzado de dos litros FSI y 150 CV de potencia, según ha informado a través de un comunicado.

La empresa automovilística ha invertido un total de 93,4 millones de euros (más de 15.000 millones de pesetas) para la fabricación del motor más moderno del consorcio.

Según el propio comunicado de la compañía, Audi ha aumentado la fabricación de motores en un 6 por ciento en lo que va de año, lo que contrasta con la reducción en un 2,3 por ciento de la producción de vehículos.