Mejoras mecánicas para el Land Cruiser

La nueva gama Land Cruiser 2005 incorpora mejoras mecánicas y ofrece más equipamiento de serie. El todo terreno de la firma nipona llegará a nuestro país a finales de año.

Mejoras mecánicas para el Land Cruiser
Mejoras mecánicas para el Land Cruiser

Más potencia y par motor para la mecánica Diesel de 3 litros de cilindrada y ajustes en el consumo del 4.0 de gasolina son las mejoras más importantes de la nueva gama Land Cruiser, que se presentará al público en el Salón de París, a finales de septiembre.

La mecánica de gasóleo de 3 litros turboalimentada pasa de 163 CV de potencia actuales a 164 CV, pero, sin duda, lo más destacado es el incremento en la cifra de par motor de casi un 20 por ciento. En la actualidad esta motorización desarrolla 34 mkg de par motor y ahora pasa a 41 mkg, disponibles entre 1.800 y 2.600 rpm. La marca asegura que se trata del propulsor de cuatro cilindros con mayor par del mercado.

Para obtener este aumento de potencia Toyota ha recurrido a un nuevo sistema de inyección “common-rail", a un turbo revisado y a un sistema de control del torbellino que se genera cuando el combustible llega a los pistones. Gracias a estas mejoras se han reducido unas décimas la cifra de aceleración de 0 a 100 km/h y se han bajado los consumos hasta en un 15 por ciento en el caso de los propulsores acoplados a cajas de cambio automáticas.

En las transmisiones también hay novedades. A todas se le añade una marcha adicional. Es decir, si hasta ahora la caja de cambios manual –más ligera y de accionamiento más suave en las nuevas versiones- tenía cinco velocidades, ahora pasa a tener seis. Por su parte, la de cuatro relaciones automática suma una más y ya tiene cinco. Esta transmisión contará con el sistema AI-SHIFT, un dispositivo de “inteligencia artificial" que adapta los patrones del cambio a las condiciones de la carretera y al estilo de cada conductor. La tecnología es uno de los campos en los que Toyota destaca. Por eso, se ha cuidado de dotar a esta nueva gama de un nuevo adaptador de frenada (con el fin de mejorar el tacto del pedal), los más sofisticados sistemas de navegación y de control de velocidad de crucero y del conocido sistema de aviso –con luz y alarma acústica- cuando el cinturón no está abrochado, en este caso, también en la plaza del acompañante. El sistema de navegación equipa un dispositivo denominado Electronic Traffic Avoidance, que se ocupa de aportar información sobre tráfico a los ocupantes a pesar de que el sistema se encuentre apagado. La marca nipona también llevará a París un “concept-car" en el que ha incluido los últimos avances en tecnología Diesel. Su nombre (Clean Power, Energía Limpia) lo explica todo: Toyota ha conseguido combinar un excelente rendimiento (nada menos que 183 CV y un par máximo de 40,8 mkg, según anuncia) y una baja contaminación en un motor que, cuando pase a la producción -lo que ocurrirá en el año 2005- se enmarcará en la categoría de 1,9 a 2,2 litros.

Las emisiones de nitrógeno y partículas son, respectivamente, un 50 y un 80 por ciento inferiores a las exigidas por la norma Euro IV, convirtiéndose en las más bajas del mundo en una mecánica de gasóleo, según explica Toyota. La eficiencia del motor llega de la mano del sistema D-CAT (Tecnología Limpia Avanzada para los motores Diesel, en sus siglas en inglés), que ya fue utilizado con éxito en el propulsor 2.0 que equipa al Avensis. El catalizador de cuatro vías y el sistema “common-rail" de segunda generación son piezas claves en esta mecánica.

En el “stand" de Toyota también tendrá un importante papel el prototipo Prius GT, que demuestra que los vehículos híbridos (con motores de gasolina y eléctrico) también pueden desarrollarse para la competición. Este Prius cuenta con 147 CV, en lugar de los 110 que ofrece la versión “de calle".