Mejorar la sanidad, a través de un impuesto sobre los carburantes

Con un aumento en el precio de los carburantes, las comunidades autónomas españolas esperan paliar, en parte, el déficit de la Sanidad.

Las Comunidades Autónomas españolas quieren incrementar el precio de los carburantes entre una y cinco pesetas por litro, tanto el del Diesel como los de las gasolinas sin plomo. El objetivo de este aumento es conseguir paliar la deuda sanitaria de las comunidades, cuyas competencias les serán transmitidas desde el Gobierno central el próximo año.

Esta propuesta está en fase de estudio y, si se llevara a cabo, se conseguirían recaudar unos 125.000 millones de pesetas al año en todo el país, ya que se consumen unos 25.000 millones de litros de combustible. El Gobierno central ha declarado que podría dar luz verde a la aplicación de la norma a partir de 2003.

El objetivo de algunas comunidades autónomas es que las petroleras asuman este coste. Sin embargo, Repsol y Cepsa no están dispuestas a costear el nuevo incremento y argumentan en su defensa que el Estado ya recauda 81,5 pesetas de cada litro de combustible como Impuesto Especial de Hidrocarburos y como Impuesto sobre el Valor Añadido.

Este impuesto repercutiría entre una y cinco pesetas por litro, pero cada comunidad podría fijar libremente la cuantía exacta. Este cambio de cuantía en un impuesto no está contemplado dentro del marco de la Unión Europea, pero, como ya se aplica en Francia y en Alemania también en el caso de los combustibles, no debería haber problema para su implantación en nuestro país.

Los mejores vídeos